jueves, 16 de octubre de 2008

El día de la lealtad


El 4 de junio de 1943, un grupo de militares nacionalistas derroca al gobierno de Ramón Castillo, en lo que fue el final de la llamada "Década Infame" (sí, con mayúsculas).
Los sindicalistas proponen a los militares fortalecer la CGT y sancionar algunas leyes que venían siendo pedidas históricamente. En el entonces Departamento de Trabajo (un departamento inerte hasta ese momento, luego convertido en la Secretaría de Previsión y Trabajo) asume como director un tal Juan Domingo Perón.
Apoyado por el grueso sindicatos, Perón empieza a tomar medidas nunca antes vistas a favor de los trabajadores. Millones de personas se ven favorecidas en sus jubilaciones, el Estatuo del Peón Rural saca de la semi-esclavitud a los trabajadores (en serio) del campo, se crean escuelas técnicas dirigidas al obrero (las escuelas-fábrica), aguinaldo, vacaciones pagas y muchísima resoluciones más, todas ellas mejorando el nivel de la excluída clase obrera.
Cada vez más gente se une a los sindicatos, y su bienestar es cada vez mayor al ver que sus pedidos eran escuchados. Los "cabecitas negras" (afectuosa manera de la clase alta, media-alta, e inclusive de un sector de la media, de llamar a los beneficiados con las medidas de Perón) tenían por primera vez derecho a reclamar lo que les correspondía, cobrar lo que les correspondía, trabajar de la manera que debían.
Se escuchará en algún lado decir que Perón se ganó a esta masa a través de "dádivas", de su gran "método para hablar y seducir con palabras", de su carácter de militar (¿Y? No fue él el que le dio el mal significado a esa palabra). Pero NO SE VA A ESCUCHAR HABLAR de los "negritos". JAMÁS vamos a ver a determinada gente admitir que el "cabecita" podía pensar, que el "morochito" estaba gozando de los derechos que EN SU PUTA VIDA tuvo y QUE LE CORRESPONDÍAN.
Perón empieza a ser nombrado como candidato a Presidente, su apoyo popular era algo inocultable y molesto para "los de siempre".
Esos "de siempre" no eran otros que los sectores más conservadores, parte de la clase media (tan atinadamente llamada después "clase medio pelo", por Arturo Jauretche), y estudiantes de "movimientos revolucionarios" (es una lástima que esos muchachos nunca hayan podido distinguir una revolución ni aunque ésta les tocara la puerta de la casa y les diga "¡¡¡HOLAAAAAAAAA, ACÁ ESTOOOOOY, SOY LA REVOLUCIÓOOOOON!!!"). Como sigue sucediendo hoy, esa "izquierda" fue hermosamente funcional al sector al que tanto se rebelaban. Nunca vieron que la Revolución Rusa fue algo enorme, increíble, de donde sacar muchísimos conceptos, pero que no se podía ni puede repetir en Argentina porque tiene OTRA HISTORIA. Ídem Revolución Francesa, ídem Mao (qué deliciosas palabras les dijo el chino cuando fueron del PC argentino a visitarlo).
Pidiendo la cabeza de Perón, estos sectores poblaron las calles de Capital Federal. Esta ira lleva a Farrell a pedir la captura del General, quien es arrestado el 13 de octubre de 1945 y llevado a la cárcel ubicada en la Isla Martín García. Cumplido el deseo, los opositores a Perón salen a festejar en la Plaza San Martín, enfrente del Círculo Militar, donde acude mucha gente.
Pero hubo algo que no tomaron en cuenta, y fue el ENORME apoyo ganado por el Pocho en la clase trabajadora, la cual se siente golpeada por este cimbronazo, y comienzan a decretarse huelgas en TODO EL PAÍS (no sólo en Capital). Al tener que cobrar la quincena, el 16 de octubre, los trabajadores notan que el feriado del 12 de octubre no figura como pago.
Las movilizaciones no se hicieron esperar, y un día como hoy, pero hace 53 años, trabajadores de varios puntos de Capital Federal y de todo el Conurbano se trasladan a Plaza de Mayo pidiendo la liberación del líder. Se pensaba que la manifestación se disolvería rápido, los "negritos" no iban a insistir mucho. Pero no, los "negritos" insistieron, 300.000 "negritos" se juntaron y lavaron sus cansados pies en las fuentes de la Plaza (foto), y los traidores se vieron obligados a entrevistarse con Perón, que debió movilizarse a la Casa Rosada y salir por el balcón a hablar con su gente.
Ya nada sería igual. La popularidad del General creció aún más hasta llegar a su futura postulación y elección como Presidente. Pero eso entra en otro tema. Hoy lo importante es el aniversario del apoyo más grande que vio el país ante una figura política, lo que fue una verdadera revolución popular, aunque a muchos les duela no haberla hecho ellos.

4 comentarios:

  1. Hola facu
    si, soy yo, volví a aparecer después de tanto tiempo, bueno me gustó mucho lo que escribiste, no sabía que había hecho todas esas cosas Perón, y me sorprende la cantidad de gente que lo fue a apoyar, eso es increíble.
    Me gusta que cada tanto vayas mechando en el blog un poco de historia, porque esta bueno como lo contás y uno aprende y se hace llevadera la lectura.
    Ahora me dejaste la duda de qué fue lo que les dijo Mao.

    Bueno espero verte este fin de semana asi hablamos un rato.

    Extraño las charlas que teníamos volviéndo de las salidas todos rotos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Compañero Pachi:
    Cuando los militantes del PCR fueron a China a manifestar su apoyo a Mao, éste les dijo (mediante traducotres, obvio, jejejeje) "¿Porqué no son peronistas?", aludiendo a las ansias de "revolución" que los "comunistas" decían tener.
    Así, el chino los dejó con el culo cerrado y un viaje AL PEDO, porque ni así cambiaron su punto de vista y comenzaron a apoyar a LA VERDADERA clase trabajadora, y no la que ellos dicen, la cual NUNCA NADIE VIO.

    ResponderEliminar
  3. Ja, este puto cambio de horario me cambió el día de la entrada :P.

    17/10 es la fecha correcta.

    ResponderEliminar

¿Dónde estabas el domingo 12 de Septiembre a las 15:30?