viernes, 26 de diciembre de 2008

Retazos de cristal

¡Riiiing! ¡Riiiing!
El teléfono negro, con un aire gótico, sonó en la casa de Juan.
Nunca sabía a quién iba a atender, pero sí sabía el motivo de la llamada. Nada original, siempre lo mismo, jamás un final meritorio de un cuento. Iba a volver a atender, conversaría un rato, le preguntarían por ese "lugar que nadie conoce", después el miedo y por último el sonido de ocupado del otro lado del tubo, previo saludo a las apuradas.
Sin embargo, cada llamado daba esperanzas de algo nuevo. Deseos de volar libre por los viejos pagos.
Particularmente a Juan, su anterior vivienda le había dejado recuerdos desdichados, miserables, una plaga de obstáculos, dolores, impedimentos propios, rencores. Su visión fatalista y su avaricia eran clara muestra de su estado actual. Solo hasta en los recuerdos.
Tomó el tubo del teléfono con sus dedos cadavéricos y fríos, lo levantó e hizo los cordiales saludos de protocolo.
- ¿Cómo te llamás?- le preguntó la voz de Manuel, que trataba de ser firme.
- Juan.
¡Qué linda era esa primera pregunta! Cada vez que se la hacían era un mundo nuevo, temores renovados e inconclusiones del otro lado de la línea.
- Hola Juan, ¿Cómo estás?
- Solo y feliz.
- ¿Y porqué estás solo?- exclamó una voz femenina. Juan no contestaba.
- ¿Te fuiste Juan?- preguntó Manuel, retomando la conversación.
- No. Respeten las reglas.
- Sólo yo pregunto, ¿no?
- Sí.
Juan intentaba dar las respuestas más cortas y concisas posibles al que ocupaba el tubo, sin brindar la más mínima cordialidad a los otros que escuchara de fondo. A ellos, ni una palabra. Él elegía cuándo atender, él decidía cuándo y a quién contestar.
Leandro se había ofuscado un poco por las últimas palabras de Juan. Siempre reclamaba más atención, el centro de la escena, por más que quisiera disimularlo con su falsa modestia.
- ¿Porqué no puedo hablar yo?- preguntó sin recibir respuestas.
- Bueno- dijo Viviana a los pocos segundos de no recibir respuesta-, digámosle a Manu que pregunte. ¿Le podés preguntar lo que yo pregunté antes?
- Dale- dijo Manuel, y tomando aire repreguntó: -¿Porqué estás solo?
- Porque yo lo decidí así- retomó Juan al diálogo, tan seco como antes.
- Pero ¿así porque sí? ¿No hay más explicaciones? Queremos saber más. Estamos muy interesados en hablar, por eso llamamos. Tenemos mucha curiosidad.
- Y la curiosidad mató al gato.
- Pero yo no soy ningún gato- acotó Leandro, queriendo reir para descomprimir el ambiente. No lo logró. Ni con Manuel y Viviana, ni consigo mismo.
- ¿Qué te hizo decidir algo así Juan? ¿O quién?- indagó Manuel, jugando con los límites de la charla- Uno no se queda solo para siempre por nada o por nadie. Queremos saber Juan, queremos hablar con vos. Y vos querés hablar con nosotros. Si no, no hubieses contestado.
La respuesta de Juan tardó en llegar, y en el ambiente de Manuel, Viviana y Leandro, corría un aire místico e intimidante. Manuel era el que parecía más calmo y concentrado, a pesar de las uñas de su mano izquierda totalmente comidas; Viviana mostraba su miedo, no lo ocultaba, pero así al menos podía conservar sus cabales, distinto de Leandro, que ya había perdido su supuesta valentía, y respiraba muy agitadamente.
- Quizás sean muchas preguntas- respondió Juan.
- Y queremos las respuestas, o algo- retrucó Manuel, que siempre le había costado estar callado. Por momentos hablaba cuando debía callar, metiéndose en situaciones que no le incumbían en lo más mínimo.
- Bueno, te voy a contestar. Atentos todos...
Los tres juntaron un poco las cabezas y prestaron los sentidos a la charla. Juan empezó un monólogo furioso.
- Mi infancia fue de pobreza. Poca comida para el estómago, poco cariño al corazón. Rencor, envidia, ira, eso es lo que más junté en mi vida- la charla se iba haciendo cada vez más difícil de seguir. Viviana se estremeció con tantas palabras. Nunca había escuchado una conversación de ese estilo donde el del otro lado se extienda tanto con su discurso-. Al principio fue inconciente, pero creo haber descubierto, poco antes de mudarme acá, que fue lo que seguí buscando y juntando por siempre. Ergo, sigo juntando ahora.
El silencio en la casa de Manuel, donde estaban los tres, se hacía irrespirable. Manuel no sabía con qué continuar, los otros dos ni siquiera podían recomendar. La cantidad de relato hecho por Juan confundió a todos.
- ¿Algo más?- agregó desafiante Juan.
- Sí- contestó Manuel, orgulloso como siempre, casi al punto del egoísmo total, dejando de lado las lágrimas de Viviana y los nervios electrificados de Leandro- Quiero más, todo lo que pueda saber. Yo sé que puedo ayudarte.
Ese era el tema de Manuel. Haber ayudado a alguien como Juan iba a hacerlo ver como un héroe de valentía infinita. Tal vez nadie iba a creerle, pero los dos que estaban ahí sí lo harían. Y entre esos dos estaba Viviana. Viviana Naira, su gran amor, al cual únicamente sentía llamar la atención cuando hacía estos "actos heróicos", por más que Viviana no les diera tanta importancia.
Ella buscaba otras cosas en su Manu. Lo quería, pero quería que él llegue mediante otros actos. Pero Manuel era una piedra, no tenía otro camino, no iba a salir a conocer otro. Y así salía día a día, destilando orgullo, alejándose cada vez un poco más de ella.
- Ja- rió eufórico Juan-, está bien. Yo conocí una chica, a la cual amé muchísimo. El único ser en ese podrido mundo suyo que me pudo sacar una sonrisa. Me daba ganas de salir de mi miseria, de explotar el resto del mundo para quedarme solo con ella. Pero tan egoísta fui siempre, que la perdí antes de tenerla. No pude soportar no tenerla y la maté. Su nombre era Lisabeta.
Esas ocho letras provocaron un llanto de miedo en Leandro, un llanto desgarrador. Viviana y Manuel no pudieron más que mirarse a los ojos con la boca abierta, sin reacción. La madre de Leandro se llamaba Lisabeta, y había muerto cuando él era todavía un bebé.
Se había criado con los abuelos, pero ellos le habían dicho que su madre había muerto de un infarto. No, no podía ser cierto, no podía ser ella. Pero Lisabeta era un nombre tan poco común... ¿Sería ella? ¿Toda una historia de vida falsa?
Manuel no pudo consigo mismo, y sin prestar atención al estado de Leandro, que pedía un corte, dijo:
- Juan, la mamá de Lea se llamaba Lisabeta, pero siempre nos dijeron que...- Juan no dejó terminar la frase.
- Era ella- selló fulminantemente. Todo fue silencio.
- ¡¿Y de mi papá?! ¡¿Qué sabés de mi papá?!- gritó Leandro, ya fuera de sí.
- ¿Qué sabés del papá de Leandro, Juan? Tenemos entendido que fue en un accidente de tránsito.
- Mentira. Yo lo maté. Antes que a Lisabeta.
- ¡Basta!- el alarido de Leandro se escuchó potente en la habitación- ¡Basta! ¡Es todo una mentira! ¡Me están queriendo asustar! ¡Están jugando demasiado sucio! ¡Yo nunca llegaría a algo así! ¡Basta!
- ¡¿Cómo nos vas a acusar de algo así?!- replicó Viviana- ¡No somos nosotros, es "Él"!
Juan volvió al ruedo.
- Sí Leandro, tu papá era un pedante, luciéndose de la mano de tu madre por todo el barrio, con su mirada asquerosa, altanera. No era suficiente para ella. Yo era el indicado.
- ¡Hijo de puta!
- Pero cuando lo saqué del camino- prosiguió Juan, haciendo caso omiso al insulto de Leandro- tu mamá no supo ver lo bueno, no me supo ver a mí.
- ¡Callate! ¡Es todo una falacia! ¡Una puta falacia!
- Años luchando por conquistarla- Juan no se detenía-, años vividos sólo por Lisabeta. Y nada. No sabía perdonar. Yo estuve prófugo todo ese tiempo, siguiéndola a ella. Creo que la atormentaba un poco, pero ella tenía que ser mía.
Leandro estaba sacado, puteaba a los cuatro vientos. Manuel y Viviana querían calmarlo, pero sabían que era imposible. Juan supo reconocer la gran oportunidad.
- Siempre te tenía a vos en brazos cuando la encontraba.
- ¡Andate hijo de puta! ¡Andate bien a la mierda!
- ¡No!- se desesperó Manuel- ¡No lo despidas así! ¡Sabés bien lo que puede pasar!
- ¡No me interesa! ¡Que se vaya y no vuelva nunca más! ¡Hijo de puta!
Esa era la despedida que Juan esperaba. "Gracias", dijo antes de empezar a recorrer la habitación de los chicos.
Leandro se paró de un salto. Sus gritos eran los de un desquiciado, y golpeaba con toda la furia posible a las paredes. Llenó de insultos a Manuel, y con el rostro pálido y las mejillas repletas de lágrimas, se fue del lugar sin decir más nada. Nunca más volvió a hablarle ni a Manuel, ni a Viviana.
Quedaron ellos dos solos. Tantas veces lo hubiesen querido, y ahora que había pasado no podían pensar más que en lo recién sucedido.
En eso estaban, mirándose atónitos, sin saber qué decir ni hacer, cuando las fotos de arriba del bahiut empezaron a moverse.
No pasaron más de diez segundos para que saliesen de la habitación y Manuel cerrara con llave. En la calle, volvieron a mirarse, totalmente agitados.
- Qué nocha loca, ¿no?- dijo Manuel.
Viviana tuvo una mirada tan terminante que Manuel sólo pudo atinar a mirarse las zapatillas.
- Manu... la verdad es que sos un idiota. No volvamos a hablar de esto. No volvamos a hablar. Igual no íbamos a llegar a nada. Chau.
Le dio un beso frío en la mejilla, dio medio vuelta y encaró para su casa, sin siquiera amagar a mirar atrás. Manuel se quedó solo con su orgullo, parado en la vereda, sin poder acomodar en la cabeza todo lo que había pasado esa noche. Miró por última vez hacia donde estaba la habitación, y un escalofrío le recorrió toda la columna. Volvió para su casa, sabiendo que nunca iba a volver a pisar esa habitación.
Ésta quedó abandonada. Nadie pudo animarse a entrar de vuelta. Hasta que un día un escéptico entró. Estaba todo acomodado, excepto por los papelitos con letras y números diseminados por todos lados, rodeando a los retazos de cristal.

domingo, 21 de diciembre de 2008

El pogo más grande del mundo


Realmente, me quedé sin palabras. Nunca vi tanta gente reventando así un recital. Es algo incomparable, en el mundo no debe haber nada igual, y sólo los propios Redonditos podrían superarlo.
Todo lo que mueve el Indio, lo que generan los Redondos, esa súplica que sale de las decenas de miles de voces que colmamos (COLMAMOS) ayer el Único de La Plata: "Sólo te pido que se vuelvan a juntar". De verdad, no hay nada igual.
Cuando suena temas del Indio solista, se canta, se arma algo de bardo, se respeta y aplaude mucho, pero hay que vivir un tema ricotero... un descontrol, un delirio, algo que no te deja sufrir a pesar del cuerpo masacrado a golpes.
Me matan Limón, Rock para el Negro Atila, Divina TV Führer, Esa estrella era mi lujo (a dúo con Andrés Calamaro, sí, pareció hecho a mi medida el recital, je), Un ángel para tu soledad, Nadie es perfecto, Mariposa Pontiac... A cada acorde todo se sacaba, locura general, mucho quilombo. Te convertías en un tallarín y la música era tuco que ensalsaba a la gente, y el queso rallado... nah, es una simbología bastante idiota, pero se entiende :D, jejejejeje.
Para el final quedaron dos TAMAÑOS himnos ricoteros como "Juguetes perdidos" y, lógico, "Jijiji", con el Indio diciendo: "A ver si es verdad que es el pogo más grande del mundo", y PARABARABARABA PAPAPAPAPA PARABARABAPAPAPA (solo de guitarra, masacre en el campo).
Un día largo, arrancó bien temprano, meta ferné, birra y amigos, que terminó bien tarde, y que dejó la conciencia tranquila. Ya vi al Indio en vivo.
Sólo falta... que se vuelvan a juntar.

PD: ¡¡¡EL INDIO ME DEDICÓ SU CAMISA!!!

sábado, 13 de diciembre de 2008

Fabuloso (QUÉ ORIGINAL!!!)


¡Qué lo parió Cadillacs! ¡Tocaron todo! Valió la pena desde el primer al último segundo. Y además cantaron todos temas de cancha, jejejeje.

"El León", "Mi novia se cayó en un pozo ciego", "Carmela", "Quinto Centenario", "El genio del dub", "Siguiendo la luna", "Los condenaditos", "El satánico Dr. Cadillac", "Carnaval toda la vida", "Vos sabés", "Mal bicho", "Matador", "Vasos vacíos", "Yo no me sentaría en tu mesa"... sin contar los temas no tan conocidos, o que yo no conocía, como ese de los patitos encarcelados que venía tranquilo, de la nada se sacaba, y la gente se golpeaba, OH, TOLCHOCAZOS POR DOQUIER, y yo sin entender qué estaba bien o mal, o tratando de no quedarme mudo...
Fue una gran noche, obviando las 25 cuadras hasta Barrancas de Belgrano.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Piu Avanti

No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
Trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido,
que ya viejo y ruin vuelve a ser clavo;
No la cobarde intrepidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.

Procede como Dios que nunca llora,
o como Lucifer, que nunca reza,
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora ...

¡Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo tu cabeza!


Almafuerte

viernes, 28 de noviembre de 2008

Nuevas tecnologías

Fue bastante duro
echarte a ese oscuro
baúl de cosas sin usar.
Vos que tanto viviste,
y siempre anduviste
cuando tenías que andar.

Primero no te quería,
pero pasaban los días
y te apreciaba algo más.
Mucho no te usaba,
aunque si te necesitaba,
nunca me ibas a fallar.

Jamás me hice adicto,
y no salió invicto
tu muy sufrido cascarón.
La pantalla partida,
se te cae la tapita,
ya el cuatro se borró.

Caíste de la cama,
casi de la ventana,
y te hundiste en un zanjón.
Te tiré al suelo,
te llenaste de pelos
e igual tu timbre sonó.

Tuve que reemplazarte,
daba pena mirarte,
pedías un poquito de paz.
Pero no vas a la basura,
tirarte sería una locura,
en una urgencia me vas a bancar.

Mensajes bien calientes,
algunos indecentes,
otros que no tienen un porqué.
Mensajes desde el baño
durante estos tres años
MI INDESTRUCTIBLE NOKIA 1100.


(Jajajajaja. Pobrecito, sufrió tanto con un dueño torpe y que le resta mucha importancia, que creo que se merecía un pequeño y ridículo homenaje :P).

Nokia 1100: Mayo del 2005 - 24 de noviembre del 2008

lunes, 24 de noviembre de 2008

Premio al esfuerzo personal


¡¡¡IIIIIIIIIIIIIJAAAAAAAAAAAAAAAAA!!! (grito de campesino alegre).

Parece que alguien considera los despropósitos literarios que publico en este espacio como algo interesante, y decidió darme un premio. Mis agradecimientos a Mechicabota, a la cual no conozco en persona, no me acuerdo porqué conocí su blog anterior, ni sé si le cabe más Padre de Familia que Los Simpsons, como a mí. Pero la verdad que su blog está muy bueno, es de los que suelo visitar para reírme (o no) un rato, y por eso se merece su premio también.
Además, obviamente, quiero agradecerle a mi familia que me apoya en todo momento, a mi perro Tito que me brinda mucha felicidad a cambio de dos paseos diarios de 3 minutos, a mis amigos que inconcientemente le brindan mucho a los delirios aquí publicados, al Banco La Pampa por la buena onda GRACIAS VERITO (para todas estas dedicatorias hace falta gritar un nombre que nadie conoce), y a todo el Normal 73 de Paso del Rey.
Por último quiero agradecerle a APTRA. No sé muy bien porqué, pero todos lo hacen.

sábado, 22 de noviembre de 2008

Pedile recibo al Barba

Eran tan falsos, tan irreales... pero bueno, en la mente de un chico las cosas entran y salen con mucha facilidad.
Peculiares fantasmas aquellos. No daban miedo, pero tampoco golosinas. Quizá aparecían de la nada, pero no para asustar. Sólo para pedir algún favor, nada que pareciera muy importante. Aún hoy se me hace difícil olvidar sus voces chillonas, aquellas risas explosivas y desagradables, las dentaduras descuidadas, sus olores. Imposible no recordar sus olores a colonia vieja y polillas.
Pero vieron cómo es todo. El tiempo pasa, te hacés grande, tu cabecita se desprende de las demás, y dejás de creer en los fantasmas. O, mejor dicho, dejás de prestarles atención, ya no interesan. Por que creer, lo que se dice creer, yo jamás había creído en ellos. No me daban motivos, y yo siempre fui bastante selectivo. No te digo que no se aparecieran por ahí, que miraran de lejos, que me saludaran en un subte perdido. Pero ni cabida.
Desaparecieron. Terminaron por desaparecer, como cuenta la leyenda que siempre lo hicieron. Y mi reacción: nada, lo mismo de siempre. Ellos ahí, en la otra sala de espera, del otro lado de la reja, caminando por la otra vereda. Ellos en la platea, yo en la popular.
Pero (siempre hay cosas que ameritan los "peros") ¿saben que se me volvieron a aparecer? Esta vez sí me importa, justo les escuché un rumorcito que no me cayó. ¿Se habrán terminado de ir de tema, o seré yo que estoy un poco más irascible? Bueno, para el caso es lo mismo.
De alguna cabeza va a salir sangre... y que Dios se los pague.

sábado, 15 de noviembre de 2008

No robarás

Supongamos algo: las cámaras descubren a Joaquín Sabina de la mano con una imponente yegua norafricana, 25 años de edad, unas tetas tan perfectas que las brújulas apuntan hacia donde ellas vayan, y un culo que se lleva aplausos a cada paso que da.
Bien... ¿Estaría "robando" Joaquín?
La respuesta, lógicamente, es NO!!! Alguien que escribe:
Es mejor -le pedí- que te calles,
no me gusta invertir en quimeras.
Me han traído hasta aquí tus caderas,
no tu corazón.

Y después, para qué mas detalles,
ya sabéis: copas, risas, excesos,
¿cómo van a caber tantos besos
en una canción?

... jamás estará "robando".

Suporongamos ahora lo siguiente: Una revista que dice cumplir 100 años, cuando en realidad no llega ni por lejos a la década de vida; que dice tener 206 páginas, aunque las cuentes y tenga 70; que afirma en el celofán que la envuelve cobrar 10 pesos sólo por tener una tapa llamativa; cuyo precio casi triplica al de sus ediciones anteriores... ¿estaría robando?
La respuesta, en este caso en especial, es contundentemente...

No estaría robando, porque una revista que flashea con la siguiente pregunta a Einstein:
Albert Michelson, conductor del programa de radio "La manzana de Newton no se mancha":
¿Es verdad que su pelo es sensible a la cocaína, y que en realidad usted cuando se despierta es morocho y con jopo?

Albert Einstein:
"Fui morocho, pero nunca tuve jopo. Y hace meses que no duermo. Pero eso también es relativo, jeje. Por favor señores, les ruego que aprendan a escuchar y permítanme explicarles lo siguiente: según las viejas teorías de Newton, si usted se arroja a un precipicio y logra una velocidad mayor a la velocidad de su digestión intestinal, de manera que el cuerpo -debido a su mayor peso específico- descienda más rápido que su materia fecal, esta última terminaría subiendo y usted lograría por única vez, defecar por la boca. Pero según mi teoría, eso es relativo. Por que usted ahora está sentado si moverse, y sin embargo no para de escupir excremento. Hasta luego. O hasta nunca. Es relativo."
... jamás, pero JAMÁS, va a estar robando.

Comprarme esta revista fue la mejor inversión desde aquella vez que me compré un loro que me hacía los Calitecno para el colegio.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Nunca falta...

- alguien que cae mal en un grupo, y sin embargo se acerca a hacerse el/la simpático/a.
- alguien que tiene una relación cordial con ese grupo, y que además se banca al ser indeseable, llevándoselo lejos y generando tranquilidad.
- una persona con comportamiento de ente.
- la corrida de bola de que el "pibe ente" se movió a una potente yegua, o que a la "piba ente" le cabe el sado y ha participado de varios tríos sexuales.
- alguien que se emborracha MUY fácilmente, quebrando en cada fiesta que visita.
- alguien con "pensamientos de izquierda", carente de ideales.
- alguien facho.
- alguien gorila.
- el que se tira pedos con extrema facilidad y mal olor.
- el que eructa tan fuerte y consecutivamente que no se entiende cómo hace.
- un público que aplauda y pida cada vez más y más eructos.
- la que abraza más de lo necesario (dícese: "calientapava").
- alguien que se pone de novio y ex amigo al mismo tiempo.
- un hazmerreir.
- un vinagreta.
- alguien que use palabras antiguas.
- un pelotudo que hace estadísticas inservibles.

...

¡Y MÁS! ¡Y MÁS! ¡Y MÁS! ¡Y MÁS! ¡Y MÁS! ¡Y MÁS!







Gracias Todo x2$ por hacerme siempre tan feliz.

domingo, 9 de noviembre de 2008

¿Qué quiere la suerte?

Ante la falta de inspiración propia, tomo prestada un poco.


Coti - La suerte

¿Qué quiere la suerte?
Que anda por mi casa
para recordarme que tengo una deuda
que no se le escapa.

Ya me tiene preso,
qué más esperaba,
si me regaló tu perfume y tus besos
a cambio de nada.

Tal vez
me robará los pétalos del corazón,
la frase más certera en mi mejor canción,
la fe, la madrugada y la fascinación.

Tal vez
se llevará por siempre la pasión de abril,
la llave de los sueños que guardaba en mi,
a cambio de tu amor podría hasta morir.

¿Qué quiere la suerte?
Que anda por mi casa.
Hay algo que quiso decirme al oído
y no se animaba.

Ya me tiene preso,
ya sacó su espada.
Pretende cobrarse que puso en mis besos
la piel de tu espalda.

Tal vez
me robará los pétalos del corazón,
la frase más certera en mi mejor canción,
la fe, la madrugada y la fascinación.

Tal vez
se llevará por siempre la pasión de abril,
la llave de los sueños que guardaba en mi,
a cambio de tu amor podría hasta morir.

Tal vez
se llevará por siempre la pasión de abril,
la llave de los sueños que guardaba en mi,
a cambio de tu amor podría hasta morir.

viernes, 24 de octubre de 2008

PoChe


"Compañeros:

Con profundo dolor he recibido la noticia de una irreparable pérdida para la causa de los pueblos que luchan por su liberación. Quienes hemos abrazado este ideal, nos sentimos hermanados con todos aquellos que en cualquier lugar del mundo y bajo cualquier bandera, luchan contra la injusticia, la miseria y la explotación. Nos sentimos hermanados con todos los que con valentía y decisión enfrentan la voracidad insaciable del imperialismo, que con la complicidad de las oligarquías apátridas apuntaladas por militares títeres del Pentágono mantienen a los pueblos oprimidos.
Hoy ha caído en esa lucha, como un héroe, la figura joven más extraordinaria que ha dado la revolución en Latinoamérica: ha muerto el Comandante Ernesto Che Guevara.
Su muerte me desgarra el alma porque era uno de los nuestros, quizás el mejor: un ejemplo de conducta, desprendimiento, espíritu de sacrificio, renunciamiento. La profunda convicción en la justicia de la causa que abrazó, le dio la fuerza, el valor, el coraje que hoy lo eleva a la categoría de héroe y mártir.
He leído algunos cables que pretenden presentarlo como enemigo del Peronismo. Nada más absurdo. Suponiendo fuera cierto que en 1951 haya estado ligado a un intento golpista, ¿qué edad tenia entonces?. Yo mismo, siendo un joven oficial, participé del golpe que derrocó al gobierno popular de Hipólito Irigoyen. Yo también en ese momento fui utilizado por la oligarquía. Lo importante es darse cuenta de esos errores y enmendarlos. ¡Vaya si el Che los enmendó!.
En 1954, cuando en Guatemala lucha en defensa del gobierno de Jacobo Arbenz ante la prepotente intervención armada de los yanquis, yo personalmente dí instrucciones a la Cancillería para que le solucionaran la difícil situación que se le planteaba a ese valiente joven argentino; y fue así como salio hacia México.
Su vida, su epopeya, es el ejemplo más puro en que se deben mirar nuestros jóvenes, los jóvenes de toda América Latina.
No faltarán quienes pretendan empalidecer su figura. El imperialismo temeroso del enrome prestigio que ya había ganado en las masas populares; otros, los que no viven las realidades de nuestros pueblos sojuzgados. Ya me han llegado noticias de que el Partido Comunista Argentino, solapadamente, está en campaña de desprestigio. No nos debe sorprender ya que siempre se ha caracterizado por marchar a contramano del proceso histórico nacional. Siempre ha estado en contra de los movimientos nacionales y populares. De eso podemos dar fe los peronistas.
La hora de los pueblos ha llegado y las revoluciones nacionales en Latinoamérica son un hecho irreversible. El actual equilibrio será roto porque es infantil pensar que se pueden superar sin revolución las resistencias de las oligarquía y de lo monopolios inversionistas del imperialismo.
Las revoluciones socialistas se tienen que realizar; que cada uno haga la suya, no importa el sello que ella tenga. Por eso y para eso, deben conectarse entre sí todos los movimientos nacionales, en la misma forma en que son solidarios entre si los usufructuarios del privilegio. La mayoría de los gobiernos de América latina no van a resolver los problemas nacionales sencillamente porque no responden a los intereses nacionales. Ante esto, no creo que las expresiones revolucionarias verbales basten. Es necesario entrar a la acción revolucionaria, con base organizativa, con un programa estratégico y tácticas que hagan viable la concreción de la revolución. Y esta tarea, la deben llevar adelante quienes se sientan capaces. La lucha será dura, pero el triunfo definitivo será de los pueblos. Ellos tendrán la fuerza material circunstancialmente superior a la nuestra; pero nosotros contamos con la extraordinaria fuerza moral que nos da la convicción en la justicia de la causa que abrazamos y la razón histórica que nos asiste.
El Peronismo, consecuente con su tradición y con su lucha, como Movimiento Nacional, Popular y Revolucionario, rinde su homenaje emocionado al idealista, al revolucionario, al Comandante Ernesto Che Guevara, guerrillero argentino muerto en acción empuñando las armas en pos del triunfo de las revoluciones nacionales en Latinoamérica".


Carta escrita por Juan Domingo Perón, referente a la recientemente conocida caída en combate del Comandante Che Guevara en Bolivia, un 24 de octubre de 1967.
Hace 41 años, y algunas cosas siguen tan vigentes...

jueves, 16 de octubre de 2008

El día de la lealtad


El 4 de junio de 1943, un grupo de militares nacionalistas derroca al gobierno de Ramón Castillo, en lo que fue el final de la llamada "Década Infame" (sí, con mayúsculas).
Los sindicalistas proponen a los militares fortalecer la CGT y sancionar algunas leyes que venían siendo pedidas históricamente. En el entonces Departamento de Trabajo (un departamento inerte hasta ese momento, luego convertido en la Secretaría de Previsión y Trabajo) asume como director un tal Juan Domingo Perón.
Apoyado por el grueso sindicatos, Perón empieza a tomar medidas nunca antes vistas a favor de los trabajadores. Millones de personas se ven favorecidas en sus jubilaciones, el Estatuo del Peón Rural saca de la semi-esclavitud a los trabajadores (en serio) del campo, se crean escuelas técnicas dirigidas al obrero (las escuelas-fábrica), aguinaldo, vacaciones pagas y muchísima resoluciones más, todas ellas mejorando el nivel de la excluída clase obrera.
Cada vez más gente se une a los sindicatos, y su bienestar es cada vez mayor al ver que sus pedidos eran escuchados. Los "cabecitas negras" (afectuosa manera de la clase alta, media-alta, e inclusive de un sector de la media, de llamar a los beneficiados con las medidas de Perón) tenían por primera vez derecho a reclamar lo que les correspondía, cobrar lo que les correspondía, trabajar de la manera que debían.
Se escuchará en algún lado decir que Perón se ganó a esta masa a través de "dádivas", de su gran "método para hablar y seducir con palabras", de su carácter de militar (¿Y? No fue él el que le dio el mal significado a esa palabra). Pero NO SE VA A ESCUCHAR HABLAR de los "negritos". JAMÁS vamos a ver a determinada gente admitir que el "cabecita" podía pensar, que el "morochito" estaba gozando de los derechos que EN SU PUTA VIDA tuvo y QUE LE CORRESPONDÍAN.
Perón empieza a ser nombrado como candidato a Presidente, su apoyo popular era algo inocultable y molesto para "los de siempre".
Esos "de siempre" no eran otros que los sectores más conservadores, parte de la clase media (tan atinadamente llamada después "clase medio pelo", por Arturo Jauretche), y estudiantes de "movimientos revolucionarios" (es una lástima que esos muchachos nunca hayan podido distinguir una revolución ni aunque ésta les tocara la puerta de la casa y les diga "¡¡¡HOLAAAAAAAAA, ACÁ ESTOOOOOY, SOY LA REVOLUCIÓOOOOON!!!"). Como sigue sucediendo hoy, esa "izquierda" fue hermosamente funcional al sector al que tanto se rebelaban. Nunca vieron que la Revolución Rusa fue algo enorme, increíble, de donde sacar muchísimos conceptos, pero que no se podía ni puede repetir en Argentina porque tiene OTRA HISTORIA. Ídem Revolución Francesa, ídem Mao (qué deliciosas palabras les dijo el chino cuando fueron del PC argentino a visitarlo).
Pidiendo la cabeza de Perón, estos sectores poblaron las calles de Capital Federal. Esta ira lleva a Farrell a pedir la captura del General, quien es arrestado el 13 de octubre de 1945 y llevado a la cárcel ubicada en la Isla Martín García. Cumplido el deseo, los opositores a Perón salen a festejar en la Plaza San Martín, enfrente del Círculo Militar, donde acude mucha gente.
Pero hubo algo que no tomaron en cuenta, y fue el ENORME apoyo ganado por el Pocho en la clase trabajadora, la cual se siente golpeada por este cimbronazo, y comienzan a decretarse huelgas en TODO EL PAÍS (no sólo en Capital). Al tener que cobrar la quincena, el 16 de octubre, los trabajadores notan que el feriado del 12 de octubre no figura como pago.
Las movilizaciones no se hicieron esperar, y un día como hoy, pero hace 53 años, trabajadores de varios puntos de Capital Federal y de todo el Conurbano se trasladan a Plaza de Mayo pidiendo la liberación del líder. Se pensaba que la manifestación se disolvería rápido, los "negritos" no iban a insistir mucho. Pero no, los "negritos" insistieron, 300.000 "negritos" se juntaron y lavaron sus cansados pies en las fuentes de la Plaza (foto), y los traidores se vieron obligados a entrevistarse con Perón, que debió movilizarse a la Casa Rosada y salir por el balcón a hablar con su gente.
Ya nada sería igual. La popularidad del General creció aún más hasta llegar a su futura postulación y elección como Presidente. Pero eso entra en otro tema. Hoy lo importante es el aniversario del apoyo más grande que vio el país ante una figura política, lo que fue una verdadera revolución popular, aunque a muchos les duela no haberla hecho ellos.

miércoles, 8 de octubre de 2008

Doña Beatriz

Así es la vida de Doña Beatriz. No molesta a nadie mientras que no la molesten.
Se levanta todos los días, religiosamente, a las siete de la mañana, se lava la cara, se pone el batón de algodón rosa, y arranca para la cocina. Prende la radio (siempre en el mismo dial) y se ceba unos mates al ritmo de noticias caóticas y "Cafetín de Buenos Aires" (con el locutor cantando encima de la música). Después de los Don Satur y el último mate, se viste como cualquiera que va a trabajar, y sale.
Camina una cuadra hasta la avenida y espera un taxi, al mismo tiempo que insulta por el descontrol, el ruido de los autos y colectivos, los chicos que piden monedas, la inseguridad, los drogadictos y demás.
Divisa un Peugeot 504 con el cartelito rojo de "Libre" encendido. Estira el brazo hacia la calle, y con el dedo índice estirado mueve la mano de arriba hacia abajo, mientras chista. El chofer responde a la seña y frena. Está escuchando la misma radio de Doña Beatriz, que se complace mucho con esto, y habla muy gustosa con el taxista de la situación del país durante todo el viaje.
Llega muy puntual al trabajo. Ni un minuto más, ni un minuto menos. Se sienta en su lugar. Trabaja, casi ni ríe, excepto por determinados comentarios que le arrancan una sonrisa altanera.
A las seis en punto de la tarde, apaga todo y emprende la vuelta, una vez más en taxi. Sabe que es un gasto enorme, pero viajar en subte es imposible, mucho más en colectivo. Todos apretados, gente que sube a vender cosas... Ella ya no está para eso. En otras épocas lo ha hecho, pero hoy, a sus cincuentitantos, no es lo mismo.
Merienda lo mismo que desayunó, y comienza a preparar la cena. A cada hijo la comida que le gusta, porque sino después se ponen insoportables.
La cena tampoco parece muy feliz. Los comentarios que más se escuchan son reproches de la manera en la que se están manejando las cosas, de cómo se maneja a la gente, cómo se dejan meter el dedo en culo. Qué facil es comprar a la gente... ¿Quién quiere postre?
Al final del día, Doña Beatriz se va a acostar en la misma cama con su mismo marido de toda la vida. No va a hacer el amor, eso pasó hace ya muchos años. Tal vez vez apenas le dirija alguna palabra. Apoyará su cabeza en la almohada, disparará un resoplido por su boca seca, y tristemente se dormirá, creyendo que es gente de bien.

lunes, 6 de octubre de 2008

Se fue la tercera


Ya va la tercera consecutiva que voy a ver a Andrelo. Ésta, creo, fue la más tranquila, la que tuvo el repertorio menos "fogoso", aunque Calamaro no se destaque por generar un pogo constante (como sí los Decadentes. Párrafo aparte para ellos, cada vez son más dioses :P. WELCOME TO TIJUANA; TEQUILA, SEXO, MARIHUANA!!! Jejejeje, tremendo cover pseudo-punk se mandaron). Igual, fue un muy buen recital.
Tocó lo que tuvo que tocar, como siempre. Y, también como siempre, manejó muy bien el repertorio, mechando temas como "El día mundial de la mujer", "Todavía una canción de amor", o "La espuma de las orillas", por nombrar algo más actual.
Además, me gustaron los pequeños cultos a Sabina, Bob Marley, y al tango (esos son fija).

Y ya que estamos:

¡¡¡Ídolos!!! ¡¡¡Qué manera de meter hits la puta que los parió!!!

sábado, 27 de septiembre de 2008

No sólo ata con alambre

Muchos se llevan grandes sorpresas al ver que Copani hace más que temas divertidos:


Cacerola de teflón

No te oí… En los días del silencio atronador,
no te oí junto a las madres del dolor,
no sonaste ni de lejos, por los chicos,
por los viejos olvidados.

No te oí… Puede ser que ya no estoy oyendo bien,
pero al borde de las rutas de Neuquén,
no te oí mientras mataban por la espalda a mi maestro.
Y entre nuestros cantos desaparecidos
yo jamás oí el sonido de tu tapa resistente,
que resiste comprender que hay tanta gente
que en sus pobres recipientes
sólo guarda una ilusión.

Cacerola de teflón, volvé al estante,
que la calle es de las ollas militantes,
con valiente aroma de olla popular.
Cacerola de teflón, a los bazares
o a sonar con los tambores militares
como tantas veces te escuché sonar.

No te oí… cuando el ruido de las fábricas paró,
cuando abril su mar de lágrimas llenó.
No te oí con los parientes
del diciembre adolescente, asfixiado.

No te oí. Puede ser que mis oídos oigan mal,
pero no escuché en la exposición rural,
reclamar por el jornal de los peones yerbateros,
por la rentabilidad de los obreros,
por el tiempo venidero, porque venga para todos.
No te oí ni te oiré porque no hay modo
de juntar tu avaro codo con mi abierto corazón.

Cacerola de teflón, volvé al estante
de los muebles de las casas elegantes
que las cocineras te van a extrañar.
Cacerola de teflón, a los bazares
o a sonar en los conciertos liberales
como tantas veces te escuché sonar.

No te oí en el puente de Kosteki y Santillán
No te oí por el ingenio en Tucumán.
No te oí en los desalojos ni en los barrios inundados de este lado.
No te oí, en la esquina de Rosario que estalló
Cuando el ángel de la bici se calló
y sus ángeles pequeños se quedaron sin comida.

Y jamás te oí en la vida repicar desde acá abajo
por un joven sin trabajo, a la deriva.
Debe ser que desde arriba,
desde los pisos más altos
no se ve nunca el espanto y las heridas.

Cacerola de teflón, volvé al estante.
Yo me quedo en una marcha de estudiantes
donde vos nunca supiste resonar.
Cacerola de teflón, a los bazares
o a llenarte de los más ricos manjares
que en la calle no se suelen encontrar.
Cacerola de teflón, a cocinar.



Sí Copani!!! Ídolo!!! A esa gente que salió a protestar a favor del campo, diciendo que los desaparecidos estaban en Francia viviendo vida de ricos... UNA MIERDA EL MISMO DERECHO QUE YO!!! LA CALLE NO ES UNA MIERDA TUYA!!! Y LA PLAZA MUCHO MENOS!!!

Puta corriente neo-derechista, acusando a Chávez de violento (veo que cagar a la gente de hambre no es violento...), justificando la insurección separatista en Bolivia, defenestrando a los Kirchner por tocarle el culo a todas esas agrupaciones con amnistía a todo juicio...

Todo mi apoyo a la UNASUR, a esta nueva ola que preside gran parte de Sudamérica.

Y VIVA PERÓN CARAJO!!! (cada día un poco más).


Bonus Track para admiradores de Serrat:


Maldito Serrat

lunes, 8 de septiembre de 2008

Google Fight

¡¡¡Qué maravilloso descubrimiento he hecho!!! Podría entretenerme años con algo así.

Les muestro algunas de las peleas que ya hice:

Vélez: 17.000.000 - Huracan: 8.300.000 (Sexto grande; claro, claro)
Tetas: 23.900.000 - Culos: 7.620.000 (IIIIIIIIIISAAAAAAAAAAA!!!)
Perón: 6.780.000 - UCR: 4.680.000 (Los muchachos peroniiiiiiiiistas)
Los Redondos: 495.000 - Soda Stéreo: 2.080.000 (LA WEB ES UNA MIERDA!!!)
Amo las aceitunas: 199.000 - Odio las aceitunas: 30.900 (La gente ama comer caca)
Sergio Denis: 499.000 - Nicole Kidman: 16.500.000 (La injusticia más grande del planeta)
Página 12: 9.650.000 - Diario La Nación: 3.450.000 (Ahora sí)

Obvio que se me ocurrieron muchas más, pero les voy a dar la posibilidad de proponer las suyas... bah, la verdad es que me da paja seguir.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Residente del interior

El perro olía todos los árboles, y tiraba de la soga queriendo correr. Pero yo no tenía ninguna intención de apurar el paso.
Tranquilo, con un cigarrillo entre el pulgar y el índice, caminaba, resistiendo el tirón que provocaba el animal, y sin prestarle demasiada atención a lo que rodeaba a mis ideas revoloteantes. Pero siempre está ese estado de alerta que te devuelve de un latigazo al mundo. Gritos a unos metros de distancia, gritos fuertes y chillones, que no emitían palabra alguna. Únicamente un gemido incansable y desesperado.
Provenían del hotel de mitad de cuadra. Tenía una puerta alta, negra y con la mitad superior vidriada y enrejada. A su lado la enorme ventana, con la persiana abierta, color verde agua, despintada, oxidada, descuidada en líneas generales. Todo encajaba perfectamente en esa perspectiva triste que daba toda la fachada de la casa devenida en "Hotel Familiar", como decía ese cartel pobretón de al lado de la puerta.
Tratando de ser lo mas disimulado posible, giré la mirada hacia mi derecha y vi a un niño tomando vehementemente las rejas de la ventana, agitándose entero, dejando caer lágrimas y con la boca abierta deshaciéndose en los gritos que se escuchaban hacía dos veredas. Detrás de él, alguien que parecía ser su padre lo acallaba, no enojado, inclusive se lo notaba sin fuerzas, resignado, rendido vaya uno a saber por qué cosa.
Esa película era triste y tenebrosa, y ahí sí agradecí el tironeo del perro, que me llevó lejos, hasta que los gritos se fueron esfumando en sollozos y luego en silencio. Pero no sé si fue por que el niño se había calmado o por la distancia con la ventana sumada al ruido de los pocos coches que transitaban la avenida a esas perdidas 10:30 de la noche.
Al emprender regreso con el perro, era obligado el paso por la sombría ventana, y ahora la imagen era otra.
El padre (di por hecho que lo era) había rodeado al hijo con sus brazos, pero no era un abrazo. Más bien era una prisión. Sólo en esa situación le vi al padre algo similar a una sonrisa, seguramente la máxima expresión de felicidad que se le podría escapar. Y el infante callado, con el sendero de las lágrimas aún húmedo en sus mejillas, todavía respirando agitado. Parecía que en ese momento era él el resignado. Ya sin ira, ya sin llanto, ya sin nada.
Desconozco si me vio, pero yo pude divisar en su rostro la misma mueca de resignación que había visto antes en su padre. Eran tan iguales. Idénticos diría yo. Su abrazo era el perfecto cuadro de la derrota.
Seguí camino, y cuando buscaba en el bolsillo las llaves para entrar al edificio, mi perro se enredó con la soga y tropezó. Yo solté una risa tonta e inocente, y agradecí tener a mi hijo de la mano, tan divertido de todo esto como yo.

domingo, 24 de agosto de 2008

Sinfonías para el suicidio

¿Vieron esos momentos cuando uno está deprimido, y por alguna extraña razón busca bajonearse aún más, y ayuda a ese estado de ánimo con la música? Bueno, acá les recomiendo unos compilados hermosos para quedarse llorando en casita.

Compilado Nacional

1- Era en Abril - Juan Carlos Baglietto (Autor: Jorge Fandermole)
2- Plegaria para un niño dormido - Almendra
3- En el hospicio - Pastoral
4- Espejismo - Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota
5- No seas parca - Bersuit Vergarabat
6- Cuando ya me empiece a quedar solo - Sui Géneris
7- Así - Sandro
8- Desconfío - Pappo's Blues
9- Oscarcito - Las Pastillas del Abuelo
10- Porqué canto así - Julio Sosa (Autor: Celedonio Flores)
11- Mi viejo - Piero
12- Bajaste del norte - León Gieco

Compilado Internacional en Castellano

1- Aquellas pequeñas cosas - Joan Manuel Serrat
2- Donde habita el olvido - Joaquín Sabina
3- Sin ti a mi lado - Ismael Serrano (toda su discografía es apta)
4- En el limbo - La Vela Puerca
5- Exiliado en el lavabo - Estopa
6- Mi lecho está tendido - Silvio Rodríguez
7- Una palabra -Carlos Varela
8- Día luna, día pena - Manu Chao
9- Siempre me quedará - Bebe
10- Mi historia entre tus dedos - Gianluca Grignani
11- Cuando los sapos bailen flamenco - Ella baila sola
12- El breve espacio en que no estás - Pablo Milanés

Compilado en Inglés

1- Tears in heaven - Eric Clapton
2- Song to say goodbye - Placebo
3- Forest - System of a Down
4- Dust in the wind - Kansas
5- The show must go on - Queen
6- Yesterday - The Beatles
7- People are strange - The Doors
8- Goodbye cruel world - Pink Floyd
9- Sorry seems to be the hardest word - Elton John (Autor: Bernie Taupin)
10- Soldier of fortune - Deep Purple
11- Sister blister - Alanis Morrisette
12- Killing me softly - The Fugees

domingo, 17 de agosto de 2008

Los que no se tienen a sí mismos

Esta mañana estuve hablando con dos miembros del Directorio. Cosas sin mayor importancia, pero que alcanzaron, sin embargo, para hacerme entender que siente por mí un amable, comprensivo desprecio. Imagino que ellos, cuando se repantigan en los mullidos sillones de la sala de Directorio, se deben sentir casi omnipotentes, por lo menos tan cerca del Olimpo como puede llegar a sentirse un alma sórdida y oscura. Han llegado al máximo. Para un futbolista, el máximo significa llegar un día a integrar el combinado nacional; para un místico, comunicarse alguna vez con su Dios; para un sentimental, hallar en alguna ocasión en otro ser el verdadero eco de sus sentimientos. Para esta pobre gente, en cambio, el máximo es llegar a sentarse en los butacones directoriales, experimentar la sensación (que para otros sería tan incómoda) de que algunos destinos están en sus manos, hacerse la ilusión de que resuelven, de que disponen, de que son alguien. Hoy, sin embargo, cuando yo los miraba, no podía hallarles en la cara de Alguien sino de Algo. Me parecen Cosas, no Personas. Pero, ¿qué les pareceré yo? Un imbécil, un incapaz, o una piltrafa que se atrevió a rechazar una oferta del Olimpo. Una vez, hace muchos años, le oí decir al más viejo de ellos: "El gran error de algunos hombres de comercio es tratar a sus empleados como a si fueran seres humanos." Nunca me olvidé ni me olvidaré de esa frasecita, sencillamente porque no la puedo perdonar. No sólo en mi nombre, sino en nombre de todo el género humano. Ahora siento la fuerte tentación de dar vuelta la frase y pensar: "El gran error de algunos empleados es tratar a sus patrones como si fueran personas." Pero me resisto a esa tentación. Son personas. No lo parecen, pero son. Y personas dignas de una odiosa piedad, de las más infamante de las piedades, porque la verdad es que se forman una cáscara de orgullo, un repugnante empaque, una sólida hipocresía, pero en el fondo son huecos. Asquerosos y huecos. Y padecen la más horrible variante de la soledad: la soledad del que ni siquiera se tiene a sí mismo.

La tregua - Mario Benedetti

PD: Un año de El Mundo Ha Vivido Equivocado... ¿Cuánto pasó en el medio?

domingo, 3 de agosto de 2008

El alma de un niño

Sí, todavía no pude abandonar a mi niño interior. Y pienso no hacerlo por mucho tiempo :D.

¡¡¡Qué temazo carajo!!! ¡¡¡Descontrol total!!! ¡¡¡Vorágine de animales extasiados!!! ¡¡¡Orgía selvática musical!!!


El Rey León - Yo quisiera ya ser el rey

domingo, 27 de julio de 2008

Una historia de vidriera

Hernán viajaba en colectivo al trabajo. Aquella mañana había llovido, cosa que no sucedía hace mucho, lo cual convertía al asfalto en una pista resbaladiza de un tinte casi negro y a las veredas en hogar de charcos, baldosas sueltas traicioneras, canteros inundados y choque de cabezas con paraguas.
¡Ese viaje era tan largo! ¡El laburo quedaba tan lejos! Y Hernán andaba ahí, siempre expectante de que alguien se levante para bajar y sentarse él. Sentarse apenas subía era una utopía, por lo tanto Hernán había desarrollado una técnica que aumentaba las posibilidades de sentarse: Ante todo, había que ir para los lugares del fondo, hacer lo posible para llegar a ellos. Allá, en los confines del bondi, la estadística favorecía en cantidad de asientos. Preferentemente había que ubicarse en la fila que no continuaba el asiento del chofer, o sea, la de dos asientos, aunque en los Súper-Bajo era indiferente, y en los colectivos con rampa, el lugar ideal estaba entre los cuatro asientos enfrentados y los tres pegados al motor.
El siguiente paso precisaba de un instinto acompañado del prejuicio: según vestimenta, cara, edad y objetos portados, se podría suponer dónde bajaba una persona. Por ejemplo: un/a señor/a de 25 para arriba, hablando con celular, cargando un ataché o maletín, vestido refinadamente, muy probablemente se bajaría dentro del rango de la zona céntrica; al igual que un pibe menor de 25, que llevase pulovercito y mocasines con pantalón de vestir, o una flaca menor de 30 con pollera, saquito y bastante maquillada.
El último paso era ubicarse cerca de ese asiento donde se situara la persona con más pinta de bajarse antes, teniendo en cuenta hacia dónde debía moverse uno cuando esa "X" persona cediera su asiento, cuidando que en ese movimiento no se perdiera la posición privilegiada para ocupar el asiento.
Bueno, en eso andaba Hernán por la Avenida Corrientes, arriba del colectivo que lo llevaba todas las mañanas al quehacer diario, cuando entre el empañado del vidrio pudo ver (gracias al círculo que había dejado la cabeza del recientemente despierto chabón que seguramente iría a Facultad de Medicina, de jean, campera Adidas, MP3 y mochila) una imagen atrayente por lo intrigante y de leve tono macabro: en un negocio, de la mano de enfrente, todos los maniquíes estaban tirados, uno encima del otro, desacomodados, pero completamente vestidos. Ver maniquíes amontonados de la misma manera, pero desnudos y sin cabeza ni brazo derecho, bueno, vaya y pase. ¿Pero vestidos? No, algo ahí no cerraba.
Esa noche, al llegar a su casa, Hernán me llamó y me comentó tan peculiar hecho que les acabo de relatar, y que tan en vilo lo había dejado. Lógicamente le dije que era un pelotudo, y que tenía que dormir más antes de ir a laburar, a lo que el me porfió un potente "¡Andá a la puta que te parió!". Antes de que se escuche el clac que marca el cuelgue del teléfono del otro lado de la línea, escuché a Hernán exclamar a la distancia algo de averiguarlo por sí mismo.
Hace dos semanas que nadie conoce de su paradero, ni tiene noticias de él. Hasta esta carta que me acaba de llegar. A ver...

"Querido Andrés:
El que viene una vez por mes. Je, para que veas que no perdí el sentido del humor. De hecho, está por la nubes. Paso a contarte, pero ante todo, te pido perdón por la última vez que hablamos. Me fui un poco al carajo, porque estaba re cebado.
Ahora sí, te cuento: Cuando te corté aquella vez, me vestí todo de negro, agarré el pasamontañas que llevé a Bariloche (cada vez que digo Bariloche me acuerdo de Rominita, ese bagarto que te comiste vos en Grisú, jejejejeje, sos un hijo de puta), linterna, y me fui derecho al lugar de los maniquíes que te conté. Posta que quedé flasheado mal. ¿Viste que yo siento cosas raras y me re cebo? Tenía que llegar al fondo del asunto.
Entrar al local no fue difícil; lo difícil fue explicarle a la chica del mostrador porqué estaba vestido así, para qué necesitaba una linterna cuando el local estaba abierto, y algunos que otros pormenores. Le inventé que esa era mi onda, que escuchaba Mary Timony... Imaginate que después de eso, a la pendeja ni le extrañó que le pidiera una pollera verde y fucsia para probarme. Me fui al vestidor del fondo y esperé ahí mi suerte. La verdad es que a la que atendía le chupaba un huevo el futuro del local, si robaban o no a la noche, así que a las nueve en punto le escuché decir "A la mierda, me fui", y se fue nomás.
Todo el terreno era mío, podía hacer y observar cuanto se me antojase. Adopté la estrategia de quedarme ahí paradito, en el molde, para ver qué onda. Boludo, no me vas a creer, pero te juro que no estaba drogado, vi y viví todo.
Resulta que los maniquíes se empezaron a mover. Lento, despacio, casi imperceptibles al principio, sus movimientos toscos y torpes se fueron haciendo notar, cada vez más claros. Se fueron dando vuelta, abandonaron la postura que tenían cuando llegué al local vestido como un forro, y caminaron. Sí, te lo juro, caminaron. Y no es todo... voces, había voces... estaban hablando. Como Lía Salgado con aquellas desahuciadas almas nocturnas, como la tetona de ese programa de juegos a la madrugada que nadie veía excepto por las tetas, como vos con Rominita en Bariloche, jejejejeje, qué hijo de puta. Y, por ésto no pongo las manos en el fuego, hasta creí ver una tocada de nalga (no con la palma, sino con el costado del pulgar. No te olvides que eran maniquíes) del maniquí con jeans de 110 mangos (me acuerdo porque me pareció un robo. En Once vi los mismos a 45) a la maniquía (¿se dirá así?) con mini de jean y remera blanca con lunares rojos.
Bueno, pasó que los maniquíes se pusieron mimosos, te aseguro que cada vez más mimosos, y se la rebuscaban bastante bien para desnudarse. Una maniquía se sacó la pollerita frotándose con el mostrador, y después ayudó a su pareja del momento a sacarse la remera. Tardaron media hora, pero pudieron. Cuestionga, una parejita viene caminando hacia donde estaba yo, y vos te imaginarás mi cagazo, no tenía la más puta idea de si ni se iban a dar cuenta o si me iban a morder el esternón. Que corro, que me voy, que me hago un bollito y que pase lo que tenga que pasar... abren la cortina.
"¡EPA!", gritó el guacho. O imagino que era él, no movía la boca, pero imagino que fue él porque se dio vuelta (conté el tiempo, cuatro minutos y monedas) y la misma voz volvió a gritar: "¡UN BIOTI VIEJA, ACÁ HAY UN BIOTI!". Después me enteré que "bioti" le dicen los maniquíes a la gente, como en Amérika le dicen "paqui" a los heterosexuales. No me hubiese extrañado ver a Rominita ahí, jejeje.
Todos los muñecotes se dieron vuelta, y el que tomó el rol de líder, que dicho sea de paso, estaba completamente en pelotas, se me acercó suave y duramente, en lo que fueron los once minutos clavados más tensionantes de mi vida. Hasta que habló, con esos ojos tan vacíos de vida pero tan llenos del fuego del infierno: "Esa, tenemos otro más. Parate".
Me paré tipo película de suspenso yanqui, bien lento y con la boca semiabierta. Me ordenó ponerme en bolas y también lo hice. En ese instante, la maniquía de antes, la que me había descubierto, se me acercó y meta mano en el ganso. Así fueron pasando todas hasta la sexta y última. Desde ese momento que estoy todo duro, no puedo caminar rápido ni abrir los brazos. ¿Festejar como Rambert? Ni hablar, pero me chupa todos los huevos de la humanidad masculina que haya poblado esta dulce tierra festejar un gol como ese fracasado. Lo bueno es que se me fue la panza, tengo los raviolitos marcados en el abdomen, vivo peinado a la moda, uso jeans de 110 mangos, un sweater marca Rusty color marrón que la zarpa, ando descalzo todo el día, cuando me dejan en pelotas nadie se espanta ni corre al baño público más cercano. Al final, esta vida no es tan mala como parecía...
PD: Después te cuento cómo ocultamos el amigo, je.

Atte: Tu amigo, Hernán.



NdeR: A los que no saben quién carajo es Mary Timony, como yo hasta que vi este video que está relativamente entretenido.

viernes, 18 de julio de 2008

Y sí...

Cobos votó por el no, y fue el desempate en favor del "tan atacado y maltratado campo".
Yo no creo que no haya actuado fiel a sus ideales, de hecho considero que es exactamente lo que hizo. Su voto fue "valiente" por haberse contrarrestado al del gobierno actual, del cual él es vicepresidente. Pero sinceramente, me parece un voto CAGÓN, porque cuando hubo que poner los huevos, no lo hizo. Por eso me parece fiel a sus ideales radicales, y en todo caso, el error me parece el que se lo haya elegido como compañero de fórmula.
El radicalismo, salvando casos que no puedo menospreciar, dícese Yrigoyen por ejemplo, se distinguió toda su vida, toda su existencia, por buscar "la claridad" en el manejo del gobierno democrático, pero sin intentar ningún cambio en favor de una real mejora, de una distribución equitativa, de los derechos del trabajador, y tantos "detalles" más.

Ahora, me dan mucha gracia las contrariedades en los discursos:

- El campo pregonando el "Basta de no te metas", festejando la convocatoria de gente (punto y aparte: qué asco... maldita clase media "medio pelo"), pidiendo mejor distribución de la riqueza, respeto a la Constitución... Parece que se olvidaron que hace MUY POCO tiempo (no se vayan a la dictadura, alcanza con Ménem) eran sordomudos defensores de esa política; parece que se olvidaron de los agravios a los gobiernos "populachos" (no se vayan a Perón, vengan a Kirchner); parece que se olvidaron que cuando se propuso que las retenciones las dividiera cada provincia por separado en diferentes porcentajes a salud, educación y caminos, NINGUNO dijo sí o no, esquivando el bulto y hablando de las grandes arcas de los Kirchner; parece que se olvidaron de sus faltas a la Constitución (no se vayan a su apoyo al gobierno defacto de los 70, vengan a los cortes de ruta (que no son lo mismo que un corte de calle, son únicas vías posibles para transitar el país. Cortar Alem y Corrientes retrasa 30 minutos el tráfico, cortar la ruta 14 corta el tráfico de todo el país), decir que las retenciones son inconstitucionales (¿y el artículo 4? LAS RETENCIONES NO SON IMPUESTOS) y más cosas que nombré en la entrada anterior al respecto de este tema).
- No soy particularmente kirchnerista. Siguen falencias graves en sector educación, medios de transporte, algunos servicios. Ahora, si los manifestantes del campo, los anti-K, piden más distribución de la riqueza... ¿de dónde pretenden sacar la plata? ¿Distribución de la riqueza o mágica creación de guita para darle a los pobres (los pobres gordooooo, pobreshitos, denle de comer bolooooooo. ¡¡¡Uy, pobreeeeeeeeeeesh!!! ¡¡¡Miralos, son de verdad!!!)?
A ver, no descubro nada si cuento que el campo tiene una renta extraordinaria (no repito de memoria, da la casualidad que lo veo todos los días), y no digo que se lo ganó sin trabajo. Pero... de algún lado la plata tiene que salir, e inclusive aplicando las retenciones al 44%, el campo seguía ganando un 35% más. Ahora será un 50% quizás. Seguramente será aplicado a todos los peones rurales que están en negro y que cobran 900 pesos por sus 12 horas de trabajo al día y cama adentro, a cultivar una gran variedad de cereales y no sólo soja, que además de no ser consumida en Argentina, destruye toda fertilidad del suelo, que será invertida en pequeños agrícolas y ganaderos independientes.
- Llegué a escuchar decir que la diferencia entre pobres y ricos, descontando que los pobres subieron su nivel de ingreso (ay, pero yo me olvido que eso no importa, que el negro le das 200 pesos más y está contento, le tirás un chori y te va a la marcha. ¿El negro darse cuenta que está empezando a cobrar lo que corresponde? Noooooooo, cómo va a entender eso gordoooooo, es negro, date cuenta) subió más que en gobiernos anteriores. Pero, entonces, cuando se intenta quitar una parte de la renta extraordinaria (dícese de un exceso en lo esperado de ganancia, bien ganado, no lo niego) para aplicar esa distribución que los putos medio pelo exigen, ellos mismos salen a la calle a ponerse del lado que les garantiza mantener su resurrección económica (no olvidemos que hace 6 años, económicamente estaba practicamente todo destrozado). Sigue siendo contradictorio.
¿Que los Kirchner se lo iban a guardar para ellos y aumentarían sus arcas? Es probable, pero ese discurso lo tienen gastado. El proyecto estaba y nadie opinó de él, sino de sus bolsillitos. ¡¡¡Y los pobreeeeeeeesh, por dios denles de comer!!! Si este robo sucedía, el pueblo podría levantarse (como lo hizo hace poco: el 20 de diciembre del 2001 estaban todos los bandos que hoy pelean de distintos bandos), pero no. Ahora no pasó eso. ¿Coincidirá con la mejoría económica y humitos en la cabeza típicos del medio pelo? Nahhhhhhhhhhhhhhhhhh, tengo que dejar de decir boludeces.
- Este discurso de repentino interés del campo (necesario, no estoy renegando del campo. Es necesario, pero no es lo único) coincide MÁGICAMENTE con una resurreción del viejo discurso de la "verdadera historia" de la dictadura. Afiches en la calle, publicaciones en internet, todas a favor del campo y de apoyo al Proceso.
- El campo se declara mayor benefactor del Estado, sustento casi único del país, y escucho todo el tiempo el "A ésta la hicimos rica nosotros". Pero el PBI interno muestra que los mayores porcentajes pertenecen a todo lo que se refiere a servicios (agua, gas, etc).
Además, los máximos productores y generadores de riqueza son las grandes multinacionales y los mediano-grandes que alquilan sus suelos a estas empresas para la producción de soja, el producto más discutido de todo este debate. No vi muchos pequeños agrícolas o ganaderos en las marchas, no conocí de peones que apoyen, aunque los debe haber habido, pero esporádicos, como gente relacionada en algún punto al campo que piensa como yo. Mientras duró el paro, se siguió produciendo, y las exportaciones no salieron durante mucho tiempo porque la cosecha estaba guardada en silos, y el clima en gran parte de los días no ayudaba a la recolección ni a la plantación. No fue todo tan mágico. Y del derroche de leche, por ejemplo, mejor ni hablemos. ¡¡¡Losh pobresh la agarraban del shuelo!!! Ay nonono, pobreshitos los pobresh, denle de comer.


Hay mucho por mejorar, eso no hay dudas. Pero si salimos como locas a la calle a cacerolear en contra de lo que se exigía hace MUY POCO TIEMPO...

sábado, 12 de julio de 2008

Nacido para vender

-(Estos papeles me van a dar vuelta la cabeza, tengo que repartirlos por medio contintente) Sí, voy al cuarto piso (¿Porqué mierda será que te piden nombre y DNI para subir? Nadie se fija después).
- Yo también voy al cuarto piso.
- Ah, mirá vos. (¿Qué onda este hombre? ¿Me vio cara de copado?)
- ¿Vas a Rueda y Bresur?
- Ajá, sí. (Uy dió', que no se gomosee. No tengo ganas de hablar, ¿no se da cuenta? Viejo, cuando uno no quiere hablar, no quiere hablar y se nota. Dejate de joder).
- Ah...
- (Terminó, terminó, vamos carajo)
- Y... ¿Es la primera vez que venís acá?
- (Pero... ¿Es un boliche y no avisaron? Qué boludo yo, pensando que venía a una corredora. Ah, efectivamente es una corredora... No entiendo a qué va este tipo) No, ya vine (Bien ascensor, abrite, hacé esto pasajero, subí rápido, a la velocidad de la luz, hacé el viaje corto).
- Ah... ¿Y a qué?
- (Bueno... puedo elegir: Contestarle secamente la verdad y esperar que entienda que no querés hablar; no contestarle nada o; contestarle como el culo, una puteadita, algo así... jajajaja, estaría bueno. "¿Sabés a qué vengo? A putear a un pelotudo como vos". Nah, apliquemos tranquilidad) A entregar estos papeles (¿Me vas a preguntar para qué sirven también? ... ¿Qué piso era? ay... ¿Cuál caraj...? Ah, sí, cuarto).
- Y bue...
- (Ja, típica respuesta de ascensor. "Es lo que hay", "Qué se le va a hacer", y largo repertorio. Qué feo no poder estar callado un segundo. En el fondo, pobre chabón, un bajón... cuartoooooooo, vamos carajo).

Timbre, recepcionista "- Hola, vengo a entregar estos papeles para sellar, bla bla bla, no, no está muy buena. Pero qué sé yo, un ratito me divie... ah, sí, qué tal, las hojitas dobladas son las que me llevo yo, bla bla bla, dale loco, apurate que tengo ochientas doce mil cuatrocientas sesenta y un más para entregar. ¿Cuándo volverá el fút...?"

- Yo vengo a verlo a Horacio, ¿vos lo tenés que ver a él?
- (¡¡¡Ah noooooooooo!!! Sigue acá este forro. Más denso que el mercurio. Uy, qué chiste técnico que acabo de tirar. Para algo sirvieron los seis años de industrial... jejejeje) No, ni idea a quién tengo que ver. Sólo necesito sellos en estos papeles.
- Ahhhhhh.
- (Que se calle, que se calle, que se ca...)
- Porque yo a Horacio vengo a...
- (CONCHA DE MI VIEJA)
- ... venderle aceite de oliva, porque yo vendo aceite de oliva, ¿viste?
- Ajá... (no seas curioso, no seas curioso, te va a seguir hablando, no seas curioso, no s...) ¿Para alguna empresa o independiente? (IDIOTA, IDIOTA)
- Nooooo, no, yo independiente. Ahora yo te estoy hablando a vos, pero no te descuides que en cualquier momento te encajo una botella de aceite de oliva, je.
- (Uy, me estoy cayendo al suelo de la risa, por favor, no puedo respirar, ohhhhh... Qué desesperado este tipo, se parece a ese chabón de los Simpsons que trabaja de vendedor y es re fraca. Encima aceite de oliva, justo a mí, jajajajaja) Mmm, no me gusta mucho el aceite de oliva.
- Jaja. Bueno, igual yo te lo decía mitad verdad mitad en serio, viste. Siempre hay que fijarse, uno nunca sabe.
- (Grande capo, gracias por darme los más innovadores trucos de la mercadotecnia) Sí, pero bueno, no me gusta, gracias. Suerte con el que le vas a vender ahora.
- Bueno, entonces... Puedo venderte más cosas...
- Pero no creo que...
- Nonono, mirá, nunca hablés sin ver antes, sin compromiso: Vos sos un pibe, fachero, ¿seguro que las chicas te siguen por todas partes no?
- (Mmmmmmmmm...) No, la verdad no mucho.
- Bueno, seguro que porque no usabas este perfume. Es de Kenzo, estamos agotando un stock sobrante. Mirá, olelo.
- (No, no quiero tu puto perfume, sabés perfectamente que no te lo voy a comprar) Sí, es rico, suave (No me pidas más que ese cumplido porque no lo vas a conseguir).
- Bueno, te gustó veo. Entonces, por la liquidación que estamos haciendo, y por que la verdad me caíste muy bien, te lo voy a dejar en 20 pesos.
- No, gracias.
- Bueno, en 15.
- No, gracias.
- A 10.
- (Tapalo con diario por dios) No, no, muchas gracias.
- Como máximo te lo dejo en 8. 8 pesitos y te llevás este perfumón, que mirá, se te van a tirar las chicas por todos lados.
- (No me interesa tu producto y sos un pésimo vendedor) No.
- Y bue...
- (Que todos los dioses de la mitología escandinava se apiaden de mí y silencien a este hombre...)
- Podemos agregarle al combo una practiquísima linterna con sistema dínamo bobina-ficción.
- ¡¡¡ES BOBINA-FRICCIÓN!!! (PELOTUDO)
- Jajaja, claro, eso. Bueno, por mi equivocación, te recompenso con todo lo que te dije antes y le agregamos una estampita de Jesús.
- ¡¿Me estás vendiendo religión?!
- Felicidad.
- Eso es una falacia.
- Seguramente tengas razón...
- (¡¡¡¿¿¿CUÁNTO TARDAN EN SELLAR 15 PAPELES???!!!)
- Entonces, ¿qué decís si te lo dejo todo a 7?
- (¿No querés que me garche a tu hija también?) ¡¡¡NO!!!
- ¿Y si le agrego una cita con mi hija?
- (A la mierda) No, en serio, gracias, no quiero nada.
- Y además mi reloj.
- No.
- Y mi campera.
- No, basta.
- Todo a 5 pesos.
- Bajo ningún punto de vista.
- Si es porque no tenés plata, te hago un préstamo.
- ¡¡¡No necesito nada de vos!!! (Lo emboco, lo emboco).
- Bailo la Macarena si te llevás todo a 4 pesos.
- (Ignoralo, ignoralo, mirá para el otro lado... Si me decía Aserejé por ahí le decía que sí, debe ser muy gracioso eso)
- ¿A 3 pesos?
- (Dame una "n", ENE; dame una "o", O; ¿Qué se formó? ¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!)
- Y además voy haciendo un strip. Y a 2 pesos.
- Mirá, te voy a decir algo. Dedicate a otra cosa, porque los negocios no son lo tuyo. Sos muy denso, y podés tener un lingote de oro incrustado con diamantes que no lo vendés. No pudiste venderme nada. Ni con un pete de la puta de tu hija (JAJAJAJAJAJA, qué innecesario) me convenciste. Basta, no te aguanto más (¡¡¡VIENEN LOS PAPELES SELLADOS!!! ¡¡¡BIEN HIJO DE PUTA INEFICAZ!!!), suerte con tu aceite de oliva, pero no creo que la tengas porque sos un escracho, no podés vender nada.
- ...
- Chau.
- Esperá.
- (Mierda, me fui al carajo. Me emboca, me emboca, me emboca) ¿Qué mierda querés?
- ¿Vos decís que yo no te vendí nada?
- Es evidente.
- Bueno bobito, date cuenta que te vendí mi alma.
- (Opa)
- Chau.
- (Qué lo parió...)

El chabón se quedó mirando fijo a un punto en el aire, y a los dos segundos empezó a abrir la boca desesperadamente, como buscando aire. Empezó a escupir una luz verde, los labios se le dieron vuelta y empezaron a comerle la cabeza, siguiendo con los hombros, caja torácica, y así hasta llegar a los pies, quedando sólo una masa amorfa y trémula que se fue desintegrando. Quedó solo la luz verde en forma de tubo vertical, y Robbie Williams entró corriendo como loco a cantar Rudebox.Todos los empleados y yo nos pusimos a bailar como locos, cantando muy felices y tomando Séptimo Regimiento.
Y esa es historia de la primera vez que vi en vivo a Robbie Williams.

lunes, 7 de julio de 2008

20

(Amo escracharme)

Entrando un poco en esa nostalgia y obsesión que me dan los números enteros, redondos, cerraditos, hoy aparece un 20; 2 décadas exactas, mil vivencias, y la conocida frase "20 años no es nada".
20 años recorridos por una memoria privilegiada, el introvertidismo, el delirio, la ciclotimia, la sensibilidad y algo de culpa.
20 años atravesados por deseos, satisfacciones, peleas, llantos de mejillas secas, sueños, limitaciones, fuerza, golpes a la pared, un poquito de terquedad, oscuridades, secretos de "hasta la tumba", errores, aciertos, muchos reproches, compañerismo, coqueteos, gente en el camino, gritos al viento, decisiones difíciles, festejos, agasajos, borracheras y algo más, filosofazos de madrugada, incondicionalidad al ser querido, ayuda y negación de ella, amores que no fueron, amores que fueron, marcas a fuego, calles caminadas, miedo, traumas, torpeza, posturas, libros, música, hojas con tinta, desprolijidad, revoluciones, procesiones interiores, de aprender quién estuvo y quién está, de familia con sus idas y venidas, de amiguitos, de amigos, y de hermanos del alma.
Habrán sido unos genios, pero acá Gardel y Le Pera le pifiaron: Es mentira que 20 años no son nada, 20 años son un montón. Y hoy, a pesar de todo, me doy gracias por haberlos compartido conmigo; en avión por un cielo despejado o arrastrándome por el pantano, pero conmigo.

lunes, 30 de junio de 2008

Llame ya!!!

¡¡¡Hey!!! ¡¡¡Usted!!! Sí, usted, que siente que le falta tiempo para terminar de leer ese libro, de hacer el puntaje máximo en ese jueguito del celular, de entablar nuevas relaciones amistosas; sí, ¡¡¡a usted le hablamos!!! Tenemos la solución a sus problemas, con este nuevo producto. La única y exclusiva... FILA EN EL CONSEJO PROFESIONAL

Sí, todos esos viejos libros que usted pensaba que jamás leería, y tenía tirados en la biblioteca (Imágenes de antes y después: Antes: en blanco y negro, gente fea, una biblioteca carcomida por la humedad, al igual que los libros, los cuales desbordan completamente los estantes, de los cuales al mismo tiempo cuelgan cáscaras de banana rodeadas de moscas gigantes. Después: Casa de familia de clase media tipo estadounidense, paredes bien pintadas, de color amarillo, una biblioteca imponente hecha de acero, con libros que cubren perfectamente su superficie, incluyendo algunos ladeados a un costado que le dan ese toque vintage a toda buena biblioteca. La madre, abrazada inocentemente de atrás por el padre (ambos muy atractivos, en ropa deportiva, marcando sus trabajados cuerpos), toma un libro con una sonrisa onda "ME GANÉ EL LOTO CARAJO!!!) serán leídos ahora por toda la familia (un niño y una niña, blondos de cabellera, leen sentados en la escalera del CONSEJO PROFESIONAL "La Leyenda de Sandokán", también sonriendo).

Usted será la envidia de todos sus amigos, será el campeón total de todo juego de celular, inclusive del BlackJack del Nextel, y le garantizamos el puntaje máximo en el Snake II del Nokia 1100 (Imágenes: un tipito de pelo negro, dientes muy grandes y brillantes que forman una sonrisa enorme, apoyado en las mesitas de pared negras del CONSEJO PROFESIONAL, las de planta baja, enfrente del Banco Ciudad, y siendo observado de atrás por toda la fila que aplaude cada 21 que saque o cada manzanita que se coma la viborita. Obviamente, dos tremendas yeguas nórdicas lo acarician en ese mismo momento).

Y por sobre todo a usted, que es un infeliz y su vida no tiene sentido, ¡¡¡SALGA ADELANTE!!! Hágase de amigos con la FILA DEL CONSEJO PROFESIONAL, todos con las pelotas tan llenas como usted de hacer fila. Como este hombre:
(La cara de pelotudo de chabón es cósmica, y figura que su nombre es Robert Markoidis - Contador Público de la UCA)
- Oh sí, yo antes no tenía amigos, fui virgen hasta los 53, toda la fauna del zoológico se enojaba con mi presencia, y no tenía plata para pagar el cable y ver The Film Zone. Pero desde que tengo mi FILA DEL CONSEJO PROFESIONAL, la barrita de amigos me da como 6 o 7, me junté con mi amada Morticia (Morticia está sentada al lado de Robert, en el sillón, con una sonrisa de felicidad), Nos abrazamos-besamos-bailamos mucho, mágicamente nos apareció una cuna en la pieza y desde ese momento, Roberty, Morticia y yo somos la familia más feliz del mundo. ¡¡¡Gracias FILA DEL CONSEJO PROFESIONAL!!!

¿Piensa desaprovechar esta oportunidad única? ¡No sea pelotudo! Llámenos y obtenga su propia FILA DEL CONSEJO PROFESIONAL.
Y esto no es todo; llamando dentro de las próxima 67 horas, le enviaremos un LLEVAR LOS BALANCES CERTIFICADOS A LA AFIP, para hacerse aun más amigos en el subte, colectivo o taxi.
(el locutor empieza a hablar rápido, al estilo letra chica de los contratos).
Correelriesgodequeeltaxistaseafachosexópataoguardeunmuertoenelbaúl.

¡¡¡Así es!!! No deje pasar la oportunidad de tener su FILA DEL CONSEJO PROFESIONAL

martes, 24 de junio de 2008

La Penélope de Flores

Desenvainando su espada de afecto,
ella sale a la calle,
combatiendo al reloj.
Empuñando su escudo de cariño,
ella sale a la calle,
defendiéndose del clima.
Aun vencida por algunos síntomas de vejez,
ella sale a la calle,
sin esa bandera blanca que siempre,
a cada choque, promete flamear,
y deja una y otra vez
tirada en la mesita de luz.

Y entonces, sale a la calle,
olvidando los relojes,
ignorando el calendario,
haciendo caso omiso a las luces
que iluminan su barrio, su esquina donde,
entre coches, perros y putas,
ella espera a su amor,
que quizás venga, quizás no.

sábado, 14 de junio de 2008

Apenas un poco de memoria

Hoy se vieron en los medios cosas increíbles respecto del conflicto Campo-Gobierno. Y el manejo de los medios es algo que cada vez me da un poquito más de asco e ira, al igual de la gente que habla de más sin tener un puto gramo de conocimiento y cree tener una verdad absoluta e híper objetiva sólo porque repite de memoria lo que dice TN.
No se paran de repetir las contradicciones y equivocaciones en algunos medios, la incoherencia, discursos de gente ASQUEROSA como Lilita Carrió y tanta mierda más.

Dicen que "el pueblo" sale a manifestarse a las calles en contra de la represión y el arresto de los 19 señores del campo (¿había algún peón?), chillan como locas por la detención del Backstreet Boy Gaucho del momento, De Angelis (algo así como un neo-Blumberg), pero no se escucha nada cuando se procede de la misma manera con alguien de otro sector, pongamos de ejemplo a Castells. No estoy de acuerdo con ninguno de los dos, peeeeeero... muchachos, un poco de coherencia; si de uno dicen algo, cuando se hace lo mismo con otro, no nos fijemos en su status.
Ponen el grito en el cielo por que se cumplan las divisiones de poderes y no sea todo decisión unilateral del Poder Ejecutivo, léase Cristina Kirchner (tampoco demasiado de mi agrado, pero bua, para otro momento eso), y hoy que el Poder Judicial encarga las detenciones, COMO CORRESPONDE POR LEY (LEAN HIJOS DE PUTA), hablan de inconstitucionalidad, la misma inconstitucionalidad que le aplican a las retenciones, sin conocer algo llamado Artículo 4 (y hay que escuchar a Castro, en TN, hablando del Artículo 14, confundiendo conceptos... nananana, un asco total).
El mismo Castro hizo hincapié como algo negativo en que el estado se puso en otro nivel que el campo a la hora de discutir, y que no lo haría hasta que esto se cumpla. Ahora... ¿Lo malo de esto? ¿Alguien me explica? ¿No se sabe desde MÍNIMO 4° grado que el Estado es SOBERANO? ¿QUÉ CARAJO PUEDE DECIR DE VÁLIDO ALGUIEN QUE CAE EN ERRORES TAN GIGANTES?
Sinceramente, para discutir así... nah, muchachos, es preferible que directamente digan que se cagan en la Constitución y en la Democracia que TANTO defienden, y apunten su discurso por otro lado. Por ahí ese discurso no sería tan bien visto, ¿no?


Joan Manuel Serrat - Algo personal

Probablemente en su pueblo se les recordará
como cachorros de buenas personas,
que hurtaban flores para regalar a su mamá
y daban de comer a las palomas.

Probablemente que todo eso debe ser verdad,
aunque es más turbio cómo y de qué manera
llegaron esos individuos a ser lo que son
ni a quién sirven cuando alzan las banderas.

Hombres de paja que usan la colonia y el honor
para ocultar oscuras intenciones:
tienen doble vida, son sicarios del mal.
Entre esos tipos y yo hay algo personal.

Rodeados de protocolo, comitiva y seguridad,
viajan de incógnito en autos blindados
a sembrar calumnias, a mentir con naturalidad,
a colgar en las escuelas su retrato.

Se gastan más de lo que tienen en coleccionar
espías, listas negras y arsenales;
resulta bochornoso verles fanfarronear
a ver quién es el que la tiene más grande.

Se arman hasta los dientes en el nombre de la paz,
juegan con cosas que no tienen repuesto
y la culpa es del otro si algo les sale mal.
Entre esos tipos y yo hay algo personal.

Y como quien en la cosa, nada tiene que perder.
Pulsan la alarma y rompen las promesas
y en nombre de quien no tienen el gusto de conocer
nos ponen la pistola en la cabeza.

Se agarran de los pelos, pero para no ensuciar
van a cagar a casa de otra gente
y experimentan nuevos métodos de masacrar,
sofisticados y a la vez convincentes.

No conocen ni a su padre cuando pierden el control,
ni recuerdan que en el mundo hay niños.
Nos niegan a todos el pan y la sal.
Entre esos tipos y yo hay algo personal.

Pero, eso sí, los sicarios no pierden ocasión
de declarar públicamente su empeño
en propiciar un diálogo de franca distensión
que les permita hallar un marco previo

que garantice unas premisas mínimas
que faciliten crear los resortes
que impulsen un punto de partida sólido y capaz
de este a oeste y de sur a norte,

donde establecer las bases de un tratado de amistad
que contribuya a poner los cimientos
de una plataforma donde edificar
un hermoso futuro de amor y paz.

domingo, 8 de junio de 2008

Crudo

Un cielo azul, oscuro azul,
reemplazó a uno nublado,
dudoso, inconcluido y gris,
tan triste y dolorosamente gris.

Poco a poco, las nubes se fueron,
palabra a palabra, cortado a cortado,
y el cielo oscureció lágrima a lágrima,
pero ya por fin despejado.

Es curioso, o no tanto,
pero tampoco quedaron lunas,
ni siquiera una estrella
se asomó ahí arriba.

Esta vez, el cielo no fue infinito,
y parecía conocido el pronóstico.
Se iba a acercando sospechosamente,
pero hoy sí que pisamos el horizonte.

El paso fue difícil de dar,
y el pisotón dolió hasta el alma,
pero no estoy arrepentido,
ni hay vuelta atrás.

El firmamento sólo se dignó a llover
gotas de dolor y de enseñanza.
Nos mojamos por no abrir el paraguas,
y eso no es causa de reproches.

miércoles, 4 de junio de 2008

Travelling at the speed of light


Queen - Don't Stop Me now

Tonight I'm gonna have myself a real good time
I feel alive and the world it's turning inside out Yeah!
I'm floating around in ecstasy
So don't stop me now don't stop me
'Cause I'm having a good time having a good time

I'm a shooting star leaping through the skies
Like a tiger defying the laws of gravity
I'm a racing car passing by like Lady Godiva
I'm gonna go go go
There's no stopping me

I'm burning through the skies Yeah!
Two hundred degrees
That's why they call me Mister Fahrenheit
I'm trav'ling at the speed of light
I wanna make a supersonic man of you

Don't stop me now I'm having such a good time
I'm having a ball don't stop me now
If you wanna have a good time just give me a call
Don't stop me now ('Cause I'm having a good time)
Don't stop me now (Yes I'm having a good time)
I don't want to stop at all

I'm a rocket ship on my way to Mars
On a collision course
I am a satellite I'm out of control
I am a sex machine ready to reload
Like an atom bomb about to
Oh oh oh oh oh explode

I'm burning through the skies Yeah!
Two hundred degrees
That's why they call me Mister Fahrenheit
I'm trav'ling at the speed of light
I wanna make a supersonic woman out of you

Don't stop me don't stop me don't stop me
Hey hey hey!
Don't stop me don't stop me
Ooh ooh ooh (I like it)
Don't stop me have a good time good time
Don't stop me don't stop me
Ooh ooh Alright
I'm burning through the skies Yeah!
Two hundred degrees
That's why they call me Mister Fahrenheit
I'm trav'ling at the speed of light
I wanna make a supersonic woman of you

Don't stop me now I'm having such a good time
I'm having a ball don't stop me now
If you wanna have a good time
Just give me a call
Don't stop me now ('Cause I'm having a good time)
Don't stop me now (Yes I'm having a good time)
I don't wanna stop at all



Por favor, todos rendidos en un mismo gesto genuflexo ante El Grupo.

sábado, 24 de mayo de 2008

No se culpe a nadie

El frío complica siempre las cosas, en verano se está tan cerca del mundo, tan piel contra piel, pero ahora a las seis y media su mujer lo espera en una tienda para elegir un regalo de casamiento, ya es tarde y se da cuenta de que hace fresco, hay que ponerse el pulóver azul, cualquier cosa que vaya bien con el traje gris, el otoño es un ponerse y sacarse pulóveres, irse encerrando, alejando.
Sin ganas silba un tango mientras se aparta de la ventana abierta, busca el pulóver en el armario y empieza a ponérselo delante del espejo. No es fácil, a lo mejor por culpa de la camisa que se adhiere a la lana del pulóver, pero le cuesta hacer pasar el brazo, poco a poco va avanzando la mano hasta que al fin asoma un dedo fuera del puño de lana azul, pero a la luz del atardecer el dedo tiene un aire como de arrugado y metido para adentro, con una uña negra terminada en punta. De un tirón se arranca la manga del pulóver y se mira la mano como si no fuese suya, pero ahora que está fuera del pulóver, se ve que es su mano de siempre y él la deja caer al extremo del brazo flojo, y se le ocurre que lo mejor será meter el otro brazo en la otra manga a ver si así resulta más sencillo. Parecería que no lo es, porque apenas la lana del pulóver se ha pegado otra vez a la tela de la camisa, la falta de costumbre de empezar por la otra manga dificulta todavía más la operación, y aunque se ha puesto a silbar de nuevo para distraerse siente que la mano avanza apenas y que sin alguna maniobra complementaria no conseguirá hacerla llegar nunca a la salida. Mejor todo al mismo tiempo, agachar la cabeza para calzarla a la altura del cuello del pulóver a la vez que mete el brazo libre en la otra manga enderezándola y tirando simultáneamente con los dos brazos y el cuello. En la repentina penumbra azul que lo envuelve parece absurdo seguir silbando, empieza a sentir como un calor en la cara aunque parte de la cabeza ya debería estar afuera, pero la frente y toda la cara siguen cubiertas y las manos andan apenas por la mitad de las mangas. por más que tira nada sale afuera y ahora se le ocurre pensar que a lo mejor se ha equivocado en esa especie de cólera irónica con que reanudó la tarea, y que ha hecho la tontería de meter la cabeza en una de las mangas y una mano en el cuello del pulóver. Si fuese así, su mano tendría que salir fácilmente, pero aunque tira con todas sus fuerzas no logra hacer avanzar ninguna de las dos manos, aunque en cambio parecería que la cabeza está a punto de abrirse paso porque la lana azul le aprieta ahora con una fuerza casi irritante la nariz y la boca, lo sofoca más de lo que hubiera podido imaginarse, obligándolo a respirar profundamente mientras la lana se va humedeciendo contra la boca, probablemente desteñirá y le manchará la cara de azul.
Por suerte en ese mismo momento su mano derecha asoma al aire al frío de afuera, por lo menos ya hay una afuera aunque la otra siga apresada en la manga, quizá era cierto que su mano derecha estaba metida en el cuello del pulóver por eso lo que él creía el cuello le está apretando de esa manera la cara sofocándolo cada vez más, y en cambio la mano ha podido salir fácilmente. De todos modos y para estar seguro lo único que puede hacer es seguir abriéndose paso respirando a fondo y dejando escapar el aire poco a poco, aunque sea absurdo porque nada le impide respirar perfectamente salvo que el aire que traga está mezclado con pelusas de lana del cuello o de la manga del pulóver, y además hay el gusto del pulóver, ese gusto azul de la lana que le debe estar manchando la cara ahora que la humedad del aliento se mezcla cada vez más con la lana, y aunque no puede verlo porque si abre los ojos las pestañas tropiezan dolorosamente con la lana, está seguro de que el azul le va envolviendo la boca mojada, los agujeros de la nariz, le gana las mejillas, y todo eso lo va llenando de ansiedad y quisiera terminar de ponerse de una vez el pulóver sin contar que debe ser tarde y su mujer estará impacientándose en la puerta de la tienda. Se dice que lo más sensato es concentrar la atención en su mano derecha, porque esa mano por fuera del pulóver está en contacto con el aire frío de la habitación, es como un anuncio de que ya falta poco y además puede ayudarlo, ir subiendo por la espalda hasta aferrar el borde inferior del pulóver con ese movimiento clásico que ayuda a ponerse cualquier pulóver, tirando enérgicamente hacia abajo. Lo malo es que aunque la mano palpa la espalda buscando el borde de lana, parecería que el pulóver ha quedado completamente arrollado cerca del cuello y lo único que encuentra la mano es la camisa cada vez más arrugada y hasta salida en parte del pantalón, y de poco sirve traer la mano y querer tirar de la delantera del pulóver porque sobre el pecho no se siente más que la camisa, el pulóver debe haber pasado apenas por los hombros y estará ahí arrollado y tenso, como si él tuviera los hombros demasiado anchos para ese pulóver, lo que en definitiva prueba que realmente se ha equivocado y ha metido una mano en el cuello y la otra en una manga, con lo cual la distancia que va del cuello a una de las mangas es exactamente la mitad de la que va de una manga a otra, y eso explica que él tenga la cabeza un poco ladeada a la izquierda, del lado donde la mano sigue prisionera en la manga, si es la manga, y que en cambio su mano derecha que ya está afuera se mueva con toda libertad en el aire aunque no consiga hacer bajar el pulóver que sigue como arrollado en lo alto de su cuerpo. Irónicamente se le ocurre que si hubiera una silla cerca podría descansar y respirar mejor hasta ponerse del todo el pulóver, pero ha perdido la orientación después de haber girado tantas veces con esa especie de gimnasia eufórica que inicia siempre la colocación de una prenda de ropa y que tiene algo de paso de baile disimulado, que nadie puede reprochar porque responde a una finalidad utilitaria y no a culpables tendencias coreográficas. En el fondo la verdadera solución sería sacarse el pulóver puesto que no ha podido ponérselo, y comprobar la entrada correcta de cada mano en las mangas y de la cabeza en el cuello, pero la mano derecha desordenadamente sigue yendo y viniendo como si ya fuera ridículo renunciar a esa altura de las cosas, y en algún momento hasta obedece y sube a la altura de la cabeza y tira hacia arriba sin que él comprenda a tiempo que el pulóver se le ha pegado en la cara con esa gomosidad húmeda del aliento mezclado con el azul de la lana, y cuando la mano tira hacia arriba es un dolor como si le desgarraran las orejas y quisieran arrancarle las pestañas. Entonces más despacio, entonces hay que utilizar la mano metida en la manga izquierda, si es la manga y no el cuello, y para eso con la mano derecha ayudar a la mano izquierda para que pueda avanzar por la manga o retroceder y zafarse, aunque es casi imposible coordinar los movimientos de las dos manos, como si la mano izqulerda fuese una rata metida en una jaula y desde afuera otra rata quisiera ayudarla a escaparse, a menos que en vez de ayudarla la esté mordiendo porque de golpe le duele la mano prisionera y a la vez la otra mano se hinca con todas sus fuerzas en eso que debe ser su mano y que le duele, le duele a tal punto que renuncia a quitarse el pulóver, prefiere intentar un último esfuerzo para sacar la cabeza fuera del cuello y la rata izquierda fuera de la jaula y lo intenta luchando con todo el cuerpo, echándose hacia adelante y hacia atrás, girando en medio de la habitación, si es que está en el medio porque ahora alcanza a pensar que la ventana ha quedado abierta y que es peligroso seguir girando a ciegas, prefiere detenerse aunque su mano derecha siga yendo y viniendo sin ocuparse del pulóver, aunque su mano izquierda le duela cada vez más como si tuviera los dedos mordidos o quemados, y sin embargo esa mano le obedece, contrayendo poco a poco los dedos lacerados alcanza a aferrar a través de la manga el borde del pulóver arrollado en el hombro, tira hacia abajo casi sin fuerza, le duele demasiado y haría falta que la mano derecha ayudara en vez de trepar o bajar inútilmente por las piernas en vez de pellizcarle el muslo como lo está haciendo, arañándolo y pellizcándolo a través de la ropa sin que pueda impedírselo porque toda su voluntad acaba en la mano izquierda, quizá ha caído de rodillas y se siente como colgado de la mano izquierda que tira una vez más del pulóver y de golpe es el frío en las cejas y en la frente, en los ojos, absurdamente no quiere abrir los ojos pero sabe que ha salido fuera, esa materia fría, esa delicia es el aire libre, y no quiere abrir los ojos y espera un segundo, dos segundos, se deja vivir en un tiempo frío y diferente, el tiempo de fuera del pulóver, está de rodillas y es hermoso estar así hasta que poco a poco agradecidamente entreabre los ojos libres de la baba azul de la lana de adentro, entreabre los ojos y ve las cinco uñas negras suspendidas apuntando a sus ojos, vibrando en el aire antes de saltar contra sus ojos, y tiene el tiempo de bajar los párpados y echarse atrás cubriéndose con la mano izquierda que es su mano, que es todo lo que le queda para que lo defienda desde dentro de la manga, para que tire hacia arriba el cuello del pulóver y la baba azul le envuelva otra vez la cara mientras se endereza para huir a otra parte, para llegar por fin a alguna parte sin mano y sin pulóver, donde solamente haya un aire fragoroso que lo envuelva y lo acompañe y lo acaricie y doce pisos.

Julio Cortázar