viernes, 16 de enero de 2009

Intolerancia

Sí, estoy bastante intolerante hacia mucha gente, ¿Y? ¿Alguno está en contra? Por que si es así, lo cago a trompadas. Jajajajaja, nah, mentira. Mantengo el buen humor.
La cuestión, cada vez aguanto menos a:

1- Todos los pendejos que van al boliche a buitrear, haciéndose los simpáticos hasta con los hombres, y que si vos estás hablando tranquilo con alguien vienen y te interrumpen.
Solución: Buscar un colega que se ponga transversalmente en "perrito" detrás del susodicho. Ahí procedemos a empujarlo, provocando su instantánea caída (a la cual no se podrá resistir mucho, debido que su vasito de Speed con Licor de Melón lo ha dejado borrachísimo). Cada uno de los justicieros tomará al individuo por una de sus piernas, arrastrándolo al baño del boliche, limpiando el piso de éste con su cabello.

2- Todas las pendejas que en los boliches (sí, también estoy reticente a los boliches) se tiran al suelo, lloran, se levantan, ríen, se comen al barman, gritan cosas fingiendo estar totalmente del orto, rechazando la conversación de los sujetos 1-, como si no hubiesen buscado llamar la atención. Además, a cada transeúnte bolichero que se crucen le dirán: "Hoy me tomé dooooooooooos vasos de Frizee..."
Solución: Con el mismo colega del caso anterior, nos acercaremos hacia ella, uno de cada lado. Una vez pegados, acercaremos nuestras bocas a cada una de sus orejas, fingiendo ir a contarle un secreto, aunque en realidad lo que vayamos a hacer sea echarle dos sonoros eructos que hieran severamente sus tímpanos.

3- El revolucionario funcional, habitué de los bares de rock. Tengo que decirte algo amiguito: sólo cantar La Renga y viajar a Catamarca a "sentir el sufrimiento de los pobres" (uy, ¿no hay pobres a la vuelta de casa?) no harán que tu revolución carente de ideas se cumpla. Ningún sistema se cae así. Es duro, pero es la posta capo.
Tampoco tu remera del Che, no lo trillen más al pobre. Menos tu tatuaje en la muñeca de una hoja chala.
¿Y las Topper hechas mierda a propósito, a pesar de que podés comprarte otro par, pero te haría escalar socialmente, lo cual desestabilizaría tu teoría de "sentir el sufrimiento de los pobres"? No, eso tampoco sirve macho. Bajón.
Solución: Tomar la parte trasera de sus calzoncillos Kevingston para practicar con ellos el nunca querido y siempre bien ponderado "calzón chino", que consta de estirar la ropa interior hacia la cabeza del justamente damnificado. Inmendiatamente después colocaremos una estrella en el elástico que ha quedado sobre su frente y lo enviaremos a hacer dedo hasta Dock Sud, partido de Avellaneda, Buenos Aires, Argentina, Sudamérica, América, Planeta Tierra, Sistema Solar, Cinturón de Orión, Vía Láctea, Universo.

(Paréntisis: ¡¡¡QUÉ BUEN TEMA EL DEL MUNDIAL 90 CARAJO!!! Soto il celo, di una state itaaaaaaaaalianananananana)

4- Los quejosos del los transportes públicos. No son tan vistos en el tren, pero sí en los colectivos, y abundantemente en los subtes.
Éste último caso lo veo diariamente desde que se ha extendido el subte hasta mi casa, aunque ya me era conocido de viejas épocas.
Señoras o señoritas gritando "Bastaaaaa, acá no entra más genteeeeee, dejen de hacer fuerzaaaaa". Paquetas señoras comentando que "así no se puede viajar", el señor que hace chistes sarcásticos en voz alta, para que todos escuchen y así quizás iniciar un diálogo con otra persona igual de gorila que él.
En el caso de los colectivos las quejas suelen ser respecto al lugar de parada del chofer, poniendo el grito en el cielo si éste se detiene 40 metros después de la parada. Muy común también que, luego de 20 minutos de espera, algún viejo de mierda se le queje directo al bondier, diciendo que deben aumentar la frecuencia, como si la culpa fuese de él y no de la empresa que no tiene bondis. Ya en el medio del viaje, comentarán por lo bajo que el conductor "es un vagoneta, un rata, un ventajero".
Solución: Darles un día de descanso a todos los choferes blasfemados injustamente. A punta de pistola amenazaremos a los quejosos, obligándolos a tirar cuán bueyes de los medios de transporte, ayudados por latigazos.

(Otro paréntesis del carajo: VIVO POR ELLA YO TAMBIÉEEEEEN. Qué grande Bocelli loco. Y cómo le doy a Marta Sánchez no tiene nombre).

5- No quiero aburrirlos, por eso dejo el último ejemplo, pero el que más me irrita. Odio, detesto, ABORREZCO a los que ante cualquier situación desfavorable exclaman: "¿Y qué querés? En este país". Todos sabemos perfectamente que después estos mismos seres mefistofélicos opinarán en el foro del diario La Nación usando de nick "quieroamipais".
Solución: Golpes, muchos golpes. Tacazos en la nuca. Arrancárles los pelos de la nariz. Disparos en la rodilla de su pierna hábil. Fundamental utilizar armamento fabricado en Argentina.

Acepto cualquier crítica, debido a que una buena parte de esta entrada está basada en prejuicios que caen mal a muchos :D. Pero yo los quiero taaaaaaaaaaaaanto. Y ustedes a míiiiiiiiii. Somos una familia feliiiiiiiiiiiiiiz. Chuuuuuuuuuu ruuuuuuuuuuuuuu, rururururúuuuuuuuuuuuuuuuuuu (música de E.T. atravesando la luna en bicicleta).

11 comentarios:

  1. Ay, Facundito.. Yo no soy la mina más tolerante, hay mil cosas que me irritan, pero aprendí una cosa: sólo te amargan a vos. Lo que esté en tus manos, aunque sea un mínimo, colaborar con la modificación, bienvenido sea; sin embargo, hay cosas que no, porque todos podemos creer estar en lo cierto, con el derecho más grande del mundo. Entonces, evitaré lugares y personas que me afecten en la medida que pueda prescindir de ellos, con el resto aprenderé a convivir o a luchar.
    Igual me gustó el aartículo, amoo esos días de "detestación"

    ResponderEliminar
  2. Apoyo sobretodo el punto 5.
    andate a quejarte a otro pais y no rompas las pelotas. Carajo, mierda


    bonne chance
    au revoir

    ResponderEliminar
  3. Todos tenemos nuestro momento de intolerancia general y yo también. Tiene razón Sol, el tema es que de vez en cuando se nos hace difícil ser tan neutrales y uno explota. Y que mejor que hacerlo en el blog de uno, o no?

    pd: yo estoy con vos en punto 3. Por ejemplo en Santiago, tenemos un músico que a mi gusta mucho y siempre en sus recitales canta "Hasta siempre comandante". Y yo veo a cada uno levantando el brazo, cerrando el puño!!! Y me pregunto? sabrán algo de historia? que hubieran hecho en ese momento? Pero lo más irónico de todo es que por lo general son reeeee-chetos.

    ResponderEliminar
  4. En todo coincido... Se viene el sindicato de Pocas Pulgas... se viene...sepanlonnnnn

    ResponderEliminar
  5. Quizás se me malinterpretó un toque: defiendo a muerte tu derecho y el de todo mundo de ser intolerante con lo que considera errado; qué seríamos sin principios? Sólo quise aportar un punto de vista, que aunque sé difícil de encarar, me resulta más sano a mí. Y obvio, todo empieza en uno, mejor si encontrás gente afín, pero no por solitaria hay que abandonar la senda.

    ResponderEliminar
  6. Sol 1: Contestado en tu blog.

    Nahuel (te conozco con ese nombre, no jodas, jejejeje): Ese es EL gran punto. Siempre de acuerdo, sos groso.

    La Dueña: Te entiendo perfectamente. Pero a mí también me preocupa que además de trillarse la imagen del Che, ya también está trillado el decir "ni saben quién era". Realmente hay mucha gente que lo dice, pero tiene menos idea en muchos casos que esos mismos que salen con una remera del Che.
    El sector al que él decidió combatir es el que, irónicamente, lo hechó al olvido vanagloriándolo. Es algo loco y difícil de entender, pero está a las claras que es efectivo.
    Yo por mi parte, trato de no llenarme la boca con el Che más que de lo que sé. En palabras de barrio, no cago más alto de lo que me da el culo.
    Último comentario: Jamás pretenderé ser neutral.

    Cosme Fulanito: Genial. Me gustó mucho más la idea de que sea un sindicato.

    Sol 2: Responderé en tu blog.

    ResponderEliminar
  7. Ah... el sabado fui a ¿bailar?, mas bien humillarme a Esperanto,el boliche donde cayo en desgracia el burrito... tal cual describis todo. A donde podemos ir los borrachos solitarios que se mueven como pez en la barra de algun bar frente a un rico vaso de whisky sin que nadie le rompa las pelotas? EH??????

    ResponderEliminar
  8. Perfecto Facu, me alegro de que tengas tanta claridad al respecto, y sepas que a pesar de toda diferencia, sigo apreciando y valorando que te expreses, y más en mi espacio :P
    Beso

    ResponderEliminar
  9. Gracias a dios no salgo a bailar... nunca me gustó. Ni bailar, ni sentir la tetosterona cada vez que estoy cerca de un muchacho, ni tomar mucho alcohol, ni estar encerrada en un lugar con mucha gente, ni soportar a pendejos bobos. ¿Así que para qué cuernos voy a ir?
    Soy de las que se sientan en la vereda de enfrente comiendo papas fritas a burlarme de los que hacen de esas cosas... no soy mejor que ellos, pero seguro que me divierto más :-D

    ResponderEliminar

¿Dónde estabas el domingo 12 de Septiembre a las 15:30?