lunes, 8 de junio de 2009

Lo que fue capricho entre caprichos

Ya casi que me resulta raro pensarte,
entender que fuiste mi más enorme berrinche.
Hoy, buscando una foto vieja,
encontré un retraro tuyo.

Es hasta graciosa la comparación
de mi reacción actual
con la que tuve antes,
repetidamente,
durante dos años y medio.

Sos todo lo contrario a lo que quiero.
Sos tibieza ante la vida,
sos miedo ante los momentos
donde más se necesita valentía,
sos gran producto del aislamiento de tu barriada fina,
sos la neta dependencia de quien te rodea
por que sos la pura cobardía
cuando se trata de tomar puntos de vista.

Entonces hoy, cuando vi tu foto,
lo que eran las cerdas de un pincel
que pintaba amaneceres,
hoy no es más que tu pelo rubio.
Los pozos color de parque
que me invitaban a zambullirme,
ahora son simplemente tus ojos.
Hoy sólo son manos
lo que antes era desear un abrazo.
Hoy no pasa de tu cuerpo
lo que hace mucho fue mi abrigo.

Pasé la foto,
seguí buscando lo mío,
complacido de que no me debo reproches,
y que hoy tu recuerdo lejano
no hace tambalear mi soledad.

5 comentarios:

  1. ya te dije que esta muy bueno el escrito. me gusta que se note esa indeferencia y eso.

    besito

    ResponderEliminar
  2. Hasta te lo robaria

    q bueno ^^

    q estes bien Facu
    Au revoir

    ResponderEliminar
  3. Borges decía que el olvido es la única venganza posible y también el único perdón...
    Qué bueno que te hayas encontrado con un olvido antes que con una ausencia, al mirar su foto.
    De todas maneras, qué regusto a pena vieja deja el retrato de un amor lejano.
    Gracias por visitar mi blog!
    El tuyo está muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Ah!, me olvidaba: escribime a vmoran.tango@gmail.com que tengo una invitación para hacerte, o entrá a www.victoriamoran.blogspot.com y enterate. Te invito en serio, eh!. Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar

¿Dónde estabas el domingo 12 de Septiembre a las 15:30?