martes, 5 de febrero de 2008

De Silencios y Palabras

No siempre la relación entre los Silencios y las Palabras es tan hostil.
Hay tiempos que después de tantas batallas, de tanto cansancio, de tanto odio, se rinden el uno al otro, recíprocamente. Al cruzarse las miradas siguen viendo al opuesto, al enemigo, pero no encuentran fuerzas para seguir con la escaramuza, y se dejan llevar en una comunión que los une.
Suavemente se quitan las vestiduras, con miedo y algo de aprensión. Se ven desnudos, y se unen en un frenesí desfrenetizado. Hay besos de labios ampollados y caricias de dedos sin falanges.
Luego de tal demostración de amor de arena en el huracán, ambos miran fijamente a la realidad, callados, en una simbiosis tal que no los deja mover ni actuar fieles a sus dogmas.
Ahí se quedan, gritando suspiros y callando alaridos.

4 comentarios:

  1. El 12 de septiembre último fue miércoles, no domingo, y a esa hora estaba en lo de mi mamá terminando de comer. larala :P

    Plagiador ! Chorro ! Comprate una idea propia ! Bbbrrr..!!!

    ResponderEliminar
  2. Apropiador ! Pirata ! Ladrón ! Copión ! Imitador ! Remedador ! Estafador ! (sí, he encontrado un diccionario de sinónimos y soy muy feliz :))

    ResponderEliminar
  3. Aprecio la envidia, pero éste escrito es 100% mío y no tengo porqué aguantar tales improperios hacia mi persona.

    Una lástima que no se le haya ocurrido a otros no? Quedará como una de esas cosas que uno siempre deseó escribir y no hizo.

    Saludos mis estimados lectores :).

    ResponderEliminar
  4. TE ODIO FACUNDO JOSÉ SALVO ! (y si me estás imaginando moooy gorda, espero que la imagen sea realmente desagradable!)

    ResponderEliminar

¿Dónde estabas el domingo 12 de Septiembre a las 15:30?