viernes, 13 de marzo de 2009

N° 100: Acerca de la objetividad

Qué locura escuchar esto de la "objetividad", del "Periodismo Independiente". Qué sucio negocio el de creerse, o hacerse, el ajeno a la sociedad, el superior, el ojo que todo lo ve de manera neutral y nos muestra la efectiva realidad.
Se escucha decir que Página|12 y El Argentino (mis dos diarios predilectos) son "panfeltos de propaganda kirchnerista", pero todos calladitos la boca a la hora de decir lo mismo respecto a La Razón - Macri, La Nación con su puta ultraderecha, Clarín con sus amores con Carrió, Crítica con... bueno, simplemente Crítica.
Lo cierto es que Página y El Argentino no temen en mostrar una tendencia, sin por eso ser una chupada de orto. Parece que es el gran triunfo de la dictadura, de la dictademocracia del "Cotur". Estar del lado del oficialismo es de chupaorto, es de boludo, de ingenuo. Es un crimen porque la política no es buena. Menos mal que Clarín no hace política... bueno, eso es lo que dice. Política fue convertido en sinónimo de pecado, de mugre, de tenebroso.
Lo importante es "ser objetivo", "neutral", mirar lo acontecido en el país como desde afuera. Eso al menos es coherente con los ideales de estos diarios gorilas. Porque como hicieron durante toda su historia, buscan lo "bueno" en lo "ajeno", en lo que no viene de este lugar barbárico, como dijo Domingo Faustino, llamado Argentina. Entonces La Razón dice que "miles de chicos se quedaron sin clases debido al paro de maestros", no que los maestros (cabe aclarar que muchos de ellos votaron a Macri, pero eso es otro tema) son tentados con ofertas ridículas a lo que deberían cobrar. La Razón tapa todo con cemento, como mi estimado Mauricio. Los "premios al buen desempeño" son bien defendidos, son una gran alternativa para generar compromiso en el funcionario. Es un proyecto apoyado únicamente por el PRO, pero La Razón lo apoya objetivamente.
Cada medida que el Gobierno toma respecto al campo es analizada con asquito, siempre desde el punto de vista del campo, siempre dudoso, siempre con intenciones de "hacer caja" (esta es, lejos, la expresión facilista más escuchada en los últimos tiempos), y en el acuerdo de la semana pasada se podía leer algo así como un "bueno, está bien", casi como con bronca. Es que el Gobierno no va, NI TIENE que ceder en lo que pretende. Es un sector egoísta que se cree el país, que se adjudica el mote de Argentina, Argentina toda. No más que vestigios de ese puto modelo agro-exportador que hizo mierda a toda la Nación y que tanto festejaron los Mitre. Pero eso sí, tranquilos, no se apoya al campo, sólo se critica al gobierno en contra de todas las medidas que lo perjudican un poco.
América anunciaba que el acto a desarrollarse por el campo el día de ayer iba a juntar 15000 personas. Fueron 1500. Clarín pone en tapa que el campo hizo una gran protesta de 2000 personas. Eso sí que es objetividad.
Tapas de revistas y diarios, anuncios en la televisión, todos dándole tapa a este nuevo oleaje de famosos en reclamo de seguridad. Es que nosotros, los que pensamos que todavía existen los ideales, no entendemos que la solución de toda la inseguridad es completar el Mapa de la Inseguridad de De Narváez, tomar los sectores estadísticamente declarados como peligrosos, meterlos a todos en un container gigante y mandar a todo lo que queda dentro a Urano. La inseguridad no la genera la violencia de un mapa de ese estilo, no la genera que la hija de puta de Moria Casán salga ahora a apoyar una marcha multitudinaria a favor de la protesta de Susana, y que se llene la boca de la leche del sorete más grande que gobernó en los 90. No hay reclamos por las empresas vendidas en esa época, por las generaciones que nacieron con padres sin sustento, sin trabajo, por los atentados. Nada.
"Parece que hay que esperar que los maten a alguno de ellos para que se haga algo para la seguridad", dice todo ese séquito. Un gran ejemplo de objetividad que todo esto se proponga ahora que "les mataron uno de ellos".
No quiero confundir, no hago apología del delito. Obvio que me preocupa que pasen cosas así, no quiero que siga pasando, ni justifico el actuar del asesino. Pero así no se llega a la solución, ni algo cercano, ni mucho menos a la Santa Objetividad.
La Nación, Joaquín Morales Solá más específicamente, analiza el plano político del país y marca a Prat Gay como alguien confiable. No, yo no leí mal. Prat Gay, el gran hijo de puta de Prat Gay, fiel exponente del choto neoliberalismo que cagó los soretes que sólo una mierda como Morales Solá podía comer para vivir. Él y toda esa secta del orto de fachos y gorilas.
Crítica con sus mega tapas a todo color y originalidad... en el diseño, porque la verdad que pensamientos no se les cae uno, y su elite-socialismo no le llega a sus "amados pobres". La gran muestra de mi llamado S.S.S. (Socialismo Sin Sociedad).
Yo no les miento, ni soy un genio analista, ni nada por el estilo. Simplemente hace falta mirar. Es raro que no importa que haga el kirchnerismo, Crítica, La Nación, Clarín, Ámbito Financiero, El Cronista, Perfil, Revista Noticias, salen a matar, con todo a la yugular, sin importar coherencia. ¿Se hace lo que quiere el campo?, ¿Se bajan precios de la canasta básica?, ¿Se nacionalizan fondos? Todo es Caja, todo forma parte de la Caja oscura y maquiavélica de los Kirchner. No hay propuestas, no hay nada por mejorar. Sólo es tirar a los que, con sus lógicas equivocaciones, le tocaron el culo al sistema que ahora muestra todas sus fisuras.

Vean con sus propios ojos, es lo más importante:
Clarín - La Nación - Crítica - Ámbito Financiero - El Cronista

PD: Con esta última, el blog cumple 100 entradas. Todo un hito teniendo en cuenta que era un experimento.

3 comentarios:

  1. no, no lei, tampoco me interesaba leerlo. peero, vengo a decirte felices 100 posteoss..
    es como tu hijito esto asi q..=)

    ResponderEliminar
  2. Sí, yo tampoco lo leí, perdoname...

    Pero sí leí el final... ¡¡¡FELICITACIONES!!! Me acuerdo me mi entrada número 100, murió mi blog con esa entrada... espero que este no sea el caso, y que vengan 100 más... ¡SALUD!

    ResponderEliminar
  3. Si política se convirtió en herejía, periodismo es sinónimo de manipulación. Murió hasta la responsabilidad social en el importante papel constructor, no sólo informante, de los medios.
    Y de más está decir: la objetividad no existe, no es posible, desde el momento en que somos el mundo, no simplemente estamos en él.

    Te felicito por las 100 entradas :)

    ResponderEliminar

¿Dónde estabas el domingo 12 de Septiembre a las 15:30?